Cédula inteligente para controlar al rebaño humano

agosto 23, 2014 2 comentarios

Por: Erick Simpson Aguilera

chip

Estas cadenas son modernas, poseen tecnología de punta, te harán la vida más fácil y sencilla, tienen diseños bonitos, su peso ni lo sentirás, y estarás a la moda si las usas, le dijo el tirano a sus rebaños de borregos humanos para esclavizarlos y ejercer control total sobre ellos, y los esclavos gritaron a una, colócanos esas hermosas cadenas, te lo rogamos, te suplicamos que nos encadenes para nuestro propio bien. Misión cumplida se dijo a si mismo el tirano mientras se frotaba las manos y reía a carcajadas.

El microcuento previo que escribí para ilustrar el artículo que nos ocupa, obedece a mi interés de poner en perspectiva mi opinión respecto al proyecto del Tribunal Electoral que busca reemplazar en 2106 las cédulas tradicionales, por cédulas inteligentes (electrónicas) que tendrán un microchip multiuso incorporado, con la finalidad de supuestamente hacernos la vida más fácil a los panameños (tanta bondad no me la creo), comoquiera que, el mencionado microchip permitirá además de almacenar información personal; integrar en un solo documento la cedula, carnet de seguro social, y licencia de conducir; realizar transacciones bancarias; pago de autopistas; y hasta almacenar el historial médico de la persona.

Sí, ya sé que, todo esto suena muy útil, futurista, innovador, y moderno, sin embargo, debemos exigir como ciudadanos libres que se supone somos, que un tema de semejante envergadura, sea ampliamente debatido a nivel nacional, y que se realice un referéndum (no una consulta ciudadana que no consulta a nadie) sobre el particular, toda vez que, en lo que a mi concierne, considero que las implicaciones de semejante tecnología de microchip coartan mi libertad ciudadana, y no estoy dispuesto a que los magistrados del Tribunal Electoral y sus asesores tecnológicos, decidan por mí, si me conviene o no, encadenarme a un microchip con capacidad de monitorear cada uno de mis pasos, de registrar todas mis transacciones bancarias, historial médico, y demás datos personales, en una suerte de sistema represor tipo Gran Hermano, cuya capacidad de conocer en tiempo real mi ubicación vía GPS, grabar video, y hasta de activar antenas y canales de audio para grabar mis conversaciones, daría el jaque mate a mi libertad ciudadana, violando mis derechos humanos, y tornándonos a todos los panameños en un rebaño de borregos bajo control del Estado.

Es oportuno mencionar que, este proyecto de microchip no es una iniciativa criolla ni mucho menos; no se trata de que los asesores tecnológicos del Tribunal Electoral vieron la luz de buenas a primeras; se trata más bien, de una agenda mundial para esclavizar a la humanidad mediante esta tecnología de rastreo y control total, cuyo alcance sobre las vidas de los ciudadanos, los priva por completo del concepto de libertad y privacidad como lo conocemos, comoquiera que, a tráves de estos microchips es posible controlar la ubicación y vidas mismas, de las personas encadenadas con dicha tecnología de punta.

Entiendo que desde el 2013, USA adoptó (OBAMACARE) el uso de microchips para poder acceder al sistema de salud. En Europa también están avanzando sus legislaciones hacia dicho fin. Chile también adoptó -o están en eso- el sistema de cédulas inteligentes. Etcétera.

Así comienzan, con microchips en cédulas, licencias, seguro social, y pasaportes; después siguen implantes en manos y frentes para supuestamente evitar secuestros, consolidar el historial financiero y médico, realizar transacciones, etcétera; en una suerte de ensayo apocalíptico masivo; y terminarán siendo sellados por estar acostumbrados y verlo como algo normal, por el gran tirano que se hará con el poder mundial, léase, La Bestia, es decir, El Anticristo.

En fin, el internet está repleto de información acerca de los microchips RFID para que los ciudadanos pensantes que no se conforman con las supuestas bondades de la tecnología en cuestión que argumentan sus promotores, y desean conocer todas las implicaciones y consecuencias de someterse a semejante tecnología esclavizante, puedan documentarse y no estar a merced cual rebaños de borregos humanos, de quienes ejercen el poder.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

La bestia que sube de la tierra

Apocalipsis 13:16 Y hace que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les dé una marca en la mano derecha o en la frente, 17 y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca: el nombre de la bestia o el número de su nombre. 18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis.

Les recomiendo este interesante artículo sobre la invasión a la privacidad e inseguridad de los microchips:

El nuevo DNI cambió tres veces en cinco años y suma críticas por posible invasión a la privacidad.

 

Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS

Apaga y vámonos

agosto 11, 2014 1 comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

349_MANOS_ATADAS_IMG_001

Escuchar a altos funcionarios del nuevo gobierno señalar que, no confían en ciertas autoridades responsables de administrar justicia y fiscalizar el uso dado a los fondos públicos, a saber: Procuradora, Contralora, Magistrados de la Corte, Fiscal Electoral, etcétera, y que debido a dicha desconfianza, se tomarán su tiempo en lo concerniente a someter casos de presuntos actos de corrupción que requieren trámite judicial, o fiscalizador, hasta que las autoridades en cuestión culminen sus periodos y salgan del sistema, es un síntoma de que la institucionalidad democrática panameña tocó fondo y está agonizando, sino es que murió hace rato y nos negamos a reconocerlo.

Quién sabe, de pronto estamos viviendo una ilusión gracias a un autoengaño colectivo, jurando que vivimos en una democracia funcional, sin percatarnos de que vivimos en una partidocracia, inmunocracia, plutocracia, corruptocracia, bananacracia, o en cualquier otra suerte de régimen ajeno a una verdadera democracia en la cual los poderes del Estado funcionan, y el Órgano Judicial como uno de ellos, está basado en un sistema de justicia, y no de injusticia como lo sufrimos hoy por hoy en Panamá.

De ninguna manera estoy sugiriendo que este caos institucional que padecemos, es culpa del gobierno en turno que apenas acaba de comenzar, comoquiera que, desde 1903 hasta la fecha, gobierno tras gobierno, han aportado no su granito de arena, sino más bien, sus grandes rocas sólidas, en la destrucción de la institucionalidad democrática panameña, cuyas bellezas históricas, léase, crueldades políticas y demás actos perversos contra la democracia, nos han llevado al estado agonizante al que estamos asistiendo hoy en día.

De hecho, su servidor tampoco confía en las mencionadas instituciones (ni en la Asamblea Nacional, cabe destacar), y soy de la opinión de que las mismas responden a intereses políticos y de otra índole. No obstante, solo soy un ciudadano más del común y lo que yo opine, no tiene mayor repercusión en el quehacer político nacional, pero, que sean las máximas autoridades las que aseguren desconfiar de magistrados, fiscales, procuradores, contralora, etcétera, debe por lo menos estremecernos a los que aspiramos a vivir en un país medianamente decente, toda vez que, si las instituciones de justicia no funcionan, significa que estamos a merced de personas con mucho poder no aptas moral ni éticamente para ejercer el cargo que ocupan, lo que en la práctica implica que, nadie nos garantiza a los ciudadanos que gozaremos de una justicia no torcida, y que no seremos víctimas de un sistema de injusticia secuestrado por funcionarios con agendas cuestionadas por las máximas autoridades.

Así las cosas, debemos cuestionarnos todos los ciudadanos, qué pasos debemos seguir para garantizarnos nuestros derechos ciudadanos, sin mendingárselos a político alguno.

Dicho lo cual, sugiero a los ciudadanos, gremios, asociaciones, etcétera, que nos activemos para impulsar una constituyente originaria que barra con toda esta podredumbre que nos asedia, y establezcamos una democracia seria -no caricaturesca- en la cual los funcionarios públicos rindan cuentas del manejo dado al patrimonio de todos los panameños; en la cual la justicia funcione y politiquero que se enriquezca asaltando las arcas del Estado, pague con cárcel; en donde el sistema electoral responda al bienestar de las mayorías y no a un grupo de partidos políticos huecos, clientelistas, demagogos, populistas, electoreros, y sin ideología alguna que monopolizan el poder; en donde las campañas políticas sean sufragas solo por el Estado; y en la cual se flexibilicen los requisitos para la participación de candidatos independientes.

Otra opción menos drástica que la anterior sería que, las nuevas autoridades que aseguran sentirse con las manos atadas por la falta de credibilidad de ciertos funcionarios, exploren  la posibilidad de crear fiscalías especiales que investiguen todo los actuado por el exgobierno, en aras de adecentar de una vez por todas, el desgreño institucional que sufre Panamá, y una vez satisfecha el hambre de justicia de los panameños, procedan a cumplir con su compromiso de convocar a una constituyente para refundar la patria. Soñar no cuesta nada.

Ojalá que no acontezca lo mismo de siempre, es decir, absolutamente nada, y nos quedemos una vez más con las ganas de saber en qué se usó hasta el último centavo, léase, miles de millones de dólares, administrados en el quinquenio pasado, incluidos los 416 millones de dólares en partidas circuitales distribuidos entre todos los partidos de la fauna politiquera criolla.

En fin, concluyo reiterando que, ya sea por A o por B, los ciudadanos debemos tener nuestra propia agenda para defender nuestros derechos, que es preciso  organizarnos, e impulsar un proyecto de constituyente, para no confiar negligente e ilusamente, nuestro bienestar en manos de políticos profesionales que, desde que Panamá es Republica, han defendido solamente sus exclusivos y mezquinos intereses, sin importarles los de las mayorías.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Democracia: “Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes. Régimen político basado en esta doctrina”.

El dilema del panameño

julio 29, 2014 1 comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

Mixed Signals (With Clipping Path)

Panamá es un país hermoso, lleno de activos, ventajas y bendiciones, habitado por seres humanos con sus virtudes y defectos como todo el mundo. Sin embargo, como panameños que somos, nos toca hacer autocrítica y analizar nuestros propios defectos con el propósito de superarlos, y madurar como nación, con la finalidad de mejorar nuestra competitividad, y llevar a feliz puerto a nuestro proyecto de país.

¿Proyecto de país? ¿Existe tal proyecto, o en Panamá al igual que en la imagen que ilustra este artículo, cada uno hala para su propio lado? Quizás esta es una de las causas de nuestro dilema nacional, a saber, un país dividido política, social, racial, y económicamente.

Bien, después de dicha reflexión, entramos en materia:

Cada 5 años el país comienza desde cero, y surgen nuevas “visiones”, y proyectos, la mayoría de los cuales giran en torno a agendas partidistas, negociados para favorecer a amigos y allegados al poder en turno, y demás metas mezquinas cortoplacistas que, nada tienen que ver con un proyecto serio de Estado que abra los espacios necesarios para el concurso de todos los ciudadanos panameños, gremios, asociaciones y grupos organizados, con la finalidad de definir entre todos, una hoja de ruta para el desarrollo nacional con metas claramente definidas a corto, mediano y largo plazo.

Desde que tengo uso de razón, no he visto a presidente alguno romper el molde cortoplacista, partidista, y sectario, arriba descrito, y sigo esperando por aquel estadista que nombre a los mejores panameños independientemente de su afiliación política o clase social, en los puestos claves del Estado, y no solo a sus copartidarios, amigos, donantes, familiares, y allegados. Mientras sigamos viendo al país como una finca que cambia de dueños cada cinco años, no hay esperanzas de alcanzar el desarrollo nacional.

Por mencionar un ejemplo, ¿por qué ningún gobierno se atreve a nombrar al Dr. Miguel Antonio Bernal de Procurador? ¿Será porque temen que cumpla con sus funciones como corresponde y sin dejarse manipular por autoridad alguna, lo que representaría un golpe certero contra la impunidad que campea en nuestro país? Tal parece que este perfil de funcionarios con criterio, independientes, y decididos, no es bien visto por los políticos panameños, por constituir una amenaza a su sistema corrupto y permisivo, es decir, prefieren a un yesman que cumpla órdenes y no investigue a los intocables.

En cuanto al resto de ciudadanos per sé -ricos y pobres; potentados y marginados- tampoco tenemos de qué jactarnos, toda vez que, los políticos a los que tanto criticamos, son un reflejo de nosotros mismos. Seamos sinceros y reconozcamos que, dejamos mucho que desear como sociedad, y que nos manejamos por códigos de corrupción y antivalores de los cuales nos jactamos demostrando el tercermundismo crónico que sufrimos.

Juega vivo, falta de solidaridad hacia el prójimo, patanería, agresividad, mala fe, indolencia, evasión de responsabilidades, informalidad, corrupción, vulgaridad, chabacanería, vicios, y demás malas hierbas por el estilo, crecen en nuestra sociedad panameña cual plagas, haciendo cada vez más difícil la sana convivencia.

Me sorprende por el ejemplo, la actitud descortés  y grosera que asumen contra los clientes muchos prestadores de servicios en empresas públicas y privadas de nuestro país, los cuales asumen unas posturas agresivas y gesticulan con molestia dando a entender que los están interrumpiendo, cuando un cliente precisa de sus servicios. Y cabe destacar que no son casos aislados, comoquiera que, los sufrimos a diario al punto que resulta un respiro y alivio cuando somos atendidos por extranjeros con buenos modales y amables, y no por nuestros nacionales que practican el bullying al prestar el servicio por el que cobran un salario, es decir, no están siendo molestados en sus casas por alguien que les solicita un favor, aunque les cueste entenderlo.

También me llama la atención la forma abusiva de conducir de muchos de nuestros paisanos, los cuales no tienen una pizca de solidaridad humana ni civismo, quienes al divisar a un peatón a lo lejos -sea este peatón un joven, niño, o anciano- en lugar de disminuir la velocidad para que puedan cruzar la calle como sucede en los países civilizados, aceleran como si fueran a atropellarlos para infundirles terror y demostrar cual acomplejados y salvajes que son, que ellos tienen el poder y son “superiores” porque andan en autos, sin que sus cerebros miniaturas puedan entender que, lo único que demuestran es: los salvajes, inhumanos, y enanos mentales que son.

Otros especímenes que abundan en Panamá son los divos y divas de las clases sociales media altas y altas, muchos de los cuales van por la vida con un aire de superioridad, arrogancia y soberbia que los caracteriza, y cuando tratas con ellos por asuntos de negocios o profesionales, notas enseguida que se manejan con esos cánones de grandeza sin realizar que son seres humanos como cualquier otro, a los que les espera un hueco bajo la tierra.

Esa clase de gente que sufren de delirios de grandeza por sus posesiones materiales, logros profesionales, y estatus social, a los que les gusta pisotear al prójimo, y necesitan exhibirse constantemente, llamar la atención, y acaparar el protagonismo para afianzar su frágil ego, son dignos de lastima, comoquiera que, demuestran con dichas actitudes infantiles, una carencia de valores espirituales, un transitar miserable por su vida de materia, y un vacío abismal que tratan de llenar creyéndose mejores que los demás, sin percatarse de que gente más humilde, intelectuales, estables emocionalmente, maduros e inteligentes que ellos, los psicoanaliza de una vez, detectándoles además de sus obvios narcicismo y megalomanía, una autoestima por el suelo que tratan de levantar con sus posesiones materiales, y logros profesionales, sin lograr su cometido.

Sí, ya sé que, muchos pensarán: ¿y quién se cree este que nos echa en cara nuestros defectos como si él fuera perfecto?, y les contesto a los predecibles que piensan así que, tienen toda la razón, no soy perfecto, de hecho, quizás tenga más defectos que muchos de ustedes, pero el autoengaño no es uno de esos defectos que poseo, razón por la cual, trato de autoanalizarme para mejorar, reconozco mis yerros que no son pocos, y sigo avanzando hacia la meta del desarrollo humano.

No obstante ser su servidor un ser humano lleno de defectos como todos los demás, me atrevo a hablar de lo que muchos cual avestruces que optan por la evasión, prefieren ocultar perpetuando las malas artes, antivalores, y demás hierbas aromáticas por el estilo que, están carcomiendo cada día más a la sociedad panameña, la cual sufre un ataque continuo a sus cimientos morales, cuyas instituciones están colapsando, y cuyos recursos sufren el saqueo por unas hordas de trúhanes de las castas políticas criollas, las cuales gozan de total impunidad y cuentan con licencia para delinquir, sin que nadie se atreva a tirar la primera piedra (exigir rendición de cuentas) por tener todos techos de vidrios.

Es hora de acabar con el dilema panameño, de que definamos qué clase de país y ciudadanos queremos, que nos preguntemos si deseamos seguir siendo una república bananera donde campea la corrupción, reina la impunidad, no existe la justicia, prolifera el juega vivo, y abundan los antivalores, y de que todos hagamos un mea culpa, una profunda introspección, y humildemente nos autocritiquemos como país y ciudadanos maduros, para determinar qué hemos hecho y continuamos haciendo mal, con el propósito de cambiar de ruta antes de que nuestro país se vaya al despeñadero hacia el cual nos dirigimos desde 1903.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS Etiquetas:

Justicia ejemplar es lo que exigimos

julio 19, 2014 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

LOGO JUSTICIA

A menudo escuchamos en los medios de comunicación a las nuevas autoridades señalando que encontraron las arcas del Estado vacías, denunciando malos manejos de los fondos públicos por parte de ciertos funcionarios de la pasada administración, pidiéndole a la Contralora que trabaje, y demás señalamientos por el estilo.

Ahora bien, con todo el respeto que se me merecen las nuevas autoridades, les pregunto lo siguiente, si la gran mayoría de ciudadanos los escogimos a ustedes para que representen nuestros intereses públicos, y para que administren nuestro patrimonio patrio, ¿qué esperan entonces para actuar enérgicamente y proceder a aplicar la rendición de cuentas con el talante de líderes y autoridad que son, y no como quién no se atreve a tomar las medidas drásticas, y dolorosas, pero necesarias, para aplicar todo el peso de la ley, a quienes se les compruebe haber lesionado el patrimonio estatal, o haberse prestado desde su cargo para facilitar que otros delinquieran contra el Estado?

Es hora de que los discursos de campaña que prometían rendición de cuentas, justicia, transparencia, auditorias forenses, y recuperación del patrimonio que se comprobare haber sido lesionado, se traduzcan en hechos concretos, y salgan del ámbito de la politiquería utilizada para llegar al poder, apelando al hambre y sed de justicia de la ciudadanía.

Así las cosas, precisamos que los diputados citen a la Asamblea Nacional a la Contralora para que explique el porqué de ciertos refrendos cuestionados por el propio Presidente de la República, Juan Carlos Varela; para que justifique su falta de implicación y compromiso con la agenda nacional, como también señaló el presidente Varela, y otros temas de la pasada administración que ameritan explicación. Y de no satisfacer dichos descargos, la rendición de cuentas exigida, procederá entonces, aplicar el mecanismo legal correspondiente para cambiar de Contralor en aras de preservar los mejores intereses de la patria y de sus ciudadanos.

Además, es preciso presentar lo antes posible, la ley necesaria para desmantelar el gobierno paralelo cuyos periodos fueron extendidos por la pasada administración, así como revocar con suma urgencia por parte del Ejecutivo, aquellos indultos preventivos y lesivos que constituyen una burla a todos los ciudadanos, y máxime para aquellos que son severamente castigados por robarse una rodaja de pan para alimentar a sus hijos, mientras otros gozan de total impunidad. Ponemos orden en este bananero país en donde no existe la justicia, o nos vamos todos al despeñadero de una vez por todas.

Dicho lo cual, señalo que, no es hora de rogarle tímidamente a funcionario alguno que renuncie; es hora de despedirlos utilizando los canales legales correspondientes, si consideramos que su actuar afecta el desenvolvimiento del Estado. Es hora de aplicar sin miedo alguno, las prometidas auditorias forenses a todos los niveles, y de que independientemente del tamaño político, económico, y social, de quienes se les demuestre haber lesionado el patrimonio estatal, paguen con la pena establecida por la ley para estos delitos, por dura que esta sea. De lo contrario, seguiremos perpetuando el agotado sistema politiquero basado en la impunidad de una casta elitista que se siente por encima de la ley, por encima del bien y el mal, y con licencia para delinquir, hasta que los ciudadanos se tomen en sus propias manos la tarea de aplicar la justicia; escenario peligroso de  Estado fallido este, al que debemos evitar llegar.

Cero cacería de brujas, y cero persecución política, pero también, cero impunidad, cero lesión al patrimonio del Estado, y cero burlas a los ciudadanos que exigen con hambre y sed, aplicación de la justicia, y la debida rendición de cuentas.

Estaremos vigilantes para ver el desenlace de este momento histórico y crucial, y le rogamos a Dios que las nuevas autoridades que gozaron de nuestro voto de confianza, no nos defrauden, y estén a la altura de las circunstancias.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Mateo 5:6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

 

Analfabetismo y terrorismo medioambiental


Por: Erick Simpson Aguilera

De acuerdo al Altas Ambiental realizado por la ANAM, “Panamá cuenta con 52 cuencas hidrográficas, de las cuales 34 desembocan en la vertiente del Pacífico y el resto en la vertiente del Atlántico (18). El país posee alrededor de 500 ríos de corto recorrido, cuyos cursos están usualmente orientados en dirección normal a las costas. La vertiente del Pacífico abarca el 70% del territorio nacional. En ella desembocan unos 350 ríos, con una longitud media de 106 km. Dicha vertiente agrupa 34 cuencas, siendo dos de ellas de tipo internacional; la del río Coto, entre Panamá y Costa Rica y la del río Juradó, entre Panamá y Colombia. Por su parte, la vertiente del Caribe ocupa el 30% de territorio nacional. Hacia ella descargan 150 ríos, con una longitud media de 56 km y comprende 18 cuencas hidrográficas”.

Según Global Water Partnership “Panamá es uno de los países con mayor recurso hídrico en el mundo, con más de 50.000 m3 per cápita, del cual  se utiliza para diferentes usos menos de un 1,1%”. De acuerdo al informe presentado por el Comité Técnico Asesor para Centroamérica de la Asociación Mundial del Agua (CATHALAC) titulado “Situación de los recursos hídricos en los países del istmo centroamericano“, “Panamá es una de las naciones más ricas en recursos hídricos del planeta con unos 52.437 metros cúbicos per cápita”.

Dicho esto, me pregunto: ¿Cómo estamos gestionando esta riqueza hídrica con la que hemos sido bendecidos? ¿Estamos conscientes de que el agua apta para utilizarse en el consumo humano es un recurso escaso en el mundo, de que es un bien invaluable que será motivo de guerras en el futuro próximo, y de que somos un país bendito por disponer de este valioso recurso en abundancia? ¿Cuál es la situación, salud, y estado de los ríos panameños, es decir, gozan de buena salud o están contaminados?  ¿Existe una política medioambiental basada en el uso responsable de nuestros recursos hídricos, o por el contrario, los mismos se encuentran desamparados y a merced de empresarios depredadores que por su ánimo de lucro desmedido destruyen nuestros ríos con agroquímicos, minería, y construcción de hidroeléctricas en demasía? ¿Entiende la población panameña la importancia de los recursos hídricos, y el cuidado que debemos darles a nuestros ríos, o más bien cual analfabetos medioambientales, son parte del atentado contra nuestro hábitat por contaminar con toda suerte de basura los ríos panameños?

Las respuestas a dichas preguntas saltan a la visa, y duele reconocer que, salimos desaprobados en cuanto a responsabilidad medioambiental se refiere.

Pareciese ser que, hubiera una agenda maligna a nivel mundial para destruir el planeta, contaminando el aire con fumigación chemtrails, envenenando los ríos y mares con agroquímicos, minería, basura (desechos químicos, y residenciales), “desarrollos” urbanos en detrimento de humedales y manglares, aguas residuales, y otras actividades humanas producto de la explotación industrial y la recreación, y por medio de los “alimentos” transgénicos -por no decir veneno transgénico-, y Panamá ya sea por negligencia, analfabetismo medioambiental, o complicidad, se ha plegado a pie juntillas a dicha agenda para destruir el planeta.

Así las cosas, apreciados lectores, debemos preguntarnos lo siguiente:

1- ¿Cómo es posible que con semejantes recursos hídricos a nuestra disposición, gran parte de nuestra población, no cuente con agua potable, y que a pueblos enteros como Azuero, se les envenenen sus ríos con atrazina, exponiéndolos a toda suerte de enfermedades sin que se determine responsabilidad alguna sobre tamaño atentado criminal contra los derechos humanos de los azuerenses?

2- ¿Cómo es posible que, permitamos que los ríos del país sean sobreexplotados con hidroeléctricas para beneficio de empresarios movidos por un ánimo de lucro mezquino, que carecen de responsabilidad social, y no les interesa que las comunidades cuyas vidas giraban en torno a los ríos que han sido embalsados, se vean afectadas y sigan sin energía eléctrica ni agua potable?

Todas las concesiones otorgadas para especular, para vender energía al exterior mientras sufrimos crisis energética todos los veranos, en fin, todos los contratos y concesiones para hidroeléctricas, deben ser auditados en aras de recuperar la soberanía sobre nuestros recursos hídricos revocando las concesiones y contratos que no obedecen al bienestar de las mayorías, y reorientar el sector energético de forma tal que, dispongamos de energía suficiente durante todo el año, pero de manera ordenada, sostenible, sustentable, medioambientalmente amigable, y diversificada (explorar y explotar otras fuentes energéticas limpias).

3- ¿Cómo es posible que, permitamos “desarrollos” urbanísticos e industriales a costa de los manglares y humedales, y pretendan hacernos creer que, la destrucción de semejante riqueza natural, equivale a desarrollo, y que debemos sentirnos contentos de que un grupo de empresarios inescrupulosos, sean cada día más ricos, en detrimento de las mayorías empobrecidas que sufren las inundaciones producidas por los terroristas medioambientales?

Espero que el nuevo gobierno a diferencia del exgobierno CD y sus antecesores, entienda lo que nos jugamos con este desgastado y suicida sistema de gestión medioambiental.

Es hora de que el nuevo gobierno ponga orden en materia medioambiental; de que recuperemos la soberanía sobre nuestros mares, ríos, costas, humedales y montañas, de frontera a frontera, fortaleciendo, reitero, a nivel nacional (incluyendo islas, comarcas, y  el Darién) el cuidado y protección de nuestros recursos naturales, con guardabosques, y guardacostas; de que legislemos un ordenamiento territorial que defina el uso de suelos para evitar el “desarrollo” desordenado, depredador, especulativo, y lucrativo que se ha apoderado de nuestros recursos naturales y realiza todo tipo de actividades, explotación, y construcciones dañinas en áreas vulnerables y ecológicamente frágiles; de que logremos a través de una institucionalidad medioambiental robusta, condenar con pena de cárcel y castigar económicamente, a todo terrorista ecológico que tale nuestros árboles acabando con nuestros bosques y selvas, envenene nuestros ríos y mares, y destruya nuestros humedales, poniendo en riesgo la vida humana, la flora y la fauna, que habita el istmo panameño; y de que eduquemos a través de los medios de comunicación y desde la sociedad civil, a los ciudadanos en general y a los agricultores en particular, acerca de la importancia y cuidado del medioambiente, con la finalidad de que dejen de ser unos analfabetos ecológicos, y de que dejen de contaminar nuestro ecosistema.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Adjunto el Atlas Ambiental de la ANAM, y el Plan Nacional de Gestión Integrada de Recursos Hídricos de la República de Panamá 2010-2030.

Nota: Hacer click sobre el icono de cuadro de la esquina inferior derecha de cada documento, para apreciarlo en pantalla completa, o sobre download para descargarlos a sus computadoras como PDF.

 

Acerca de la contaminación del Río La Villa

julio 3, 2014 3 comentarios

Por: Erick Simpson Aguilera

pesticidas

Después de escuchar a “expertos” panameños señalar que la atrazina es prácticamente inofensiva a la salud, que no existen estudios científicos que demuestren efectos nocivos en los seres humanos, y que los ríos se deshacen rápidamente de los desechos de atrazina, me di a la tarea de preguntarle a Google, toda vez que, una segunda opinión es siempre necesaria en casos de salud pública, y porque en honor a la verdad, no creí en las opiniones de algunos “expertos” panameños sobre particular, máxime cuando me cuesta creer que un agroquímico, un plaguicida, no cause daños a la salud si es vertido en las fuentes de agua de las que beben poblaciones enteras.

Así las cosas, resulta ser que, según estudios científicos realizados en USA por la Agencia para Sustancias Toxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR), es posible que la atrazina afecte el sistema reproductivo, el hígado, los riñones, y el corazón. Aunque según el estudio científico citado, no hay pruebas concluyentes de estos efectos en humanos –pero sí en animales- tampoco hay suficientes estudios para descartar dichos efectos nocivos en humanos. De acuerdo a la EINECS (European Inventory of Existing Commercial chemical Substances), la atrazina debe mantenerse fuera del alcance de los niños, usarse indumentaria y guantes de protección adecuados para su manipulación, eliminarse el producto y su recipiente como residuos peligrosos, evitarse su liberación al medio ambiente, y recabarse todas las instrucciones específicas de la ficha de datos de seguridad, comoquiera que, dicho herbicida artificial  puede producir dermatitis o sensibilización de la piel, afectar al hígado y al riñón, y  está clasificado como peligroso para el medio ambiente y muy tóxico para los organismos acuáticos.

Dicho esto, me pregunto si debemos corrernos el riesgo de beber agua contaminada con atrazina, o entrar en contacto con ella, basados en opiniones de “expertos” locales que manifiestan en los medios de comunicación, lo inofensivo de la sustancia en cuestión. Los panameños no somos conejillos de India, ergo no tenemos por qué exponernos a sustancias perjudiciales porque alguien opine que son supuestamente inofensivas.

Además, existen muchas interrogantes acerca de los hechos acaecidos en el Rio La Villa, a saber:

1- ¿Quiénes están manipulando estas sustancias?

2- ¿Los manipuladores de este herbicida están debidamente certificados por una autoridad científica que los acredite como competentes para manipular atrazina como sucede en USA, o en esta República Bananera cualquier persona puede manipular este agroquímico contaminando el medioambiente y afectando la salud de los ciudadanos como precisamente aconteció?

3- ¿Se supone que el Rio La Villa del que se abastece la población azuerense, es el mismo lugar escogido para verter los residuos de atrazina de acuerdo a nuestras autoridades, o estamos hablando de un atentado criminal llevado a cabo por empresas inescrupulosas y depredadoras que, pisotean las leyes, y cuyas malas prácticas ponen en riesgo la salud de los panameños, como si las vidas de los mismos no valieran nada, y por su ánimo de lucro desmedido están dispuestas a afectar a poblaciones enteras?

Así las cosas, espero que se realicen las investigaciones pertinentes a todos los niveles, léase, a nivel de salud, científico, y judicial, y que los resultados de dichas investigaciones determinen quiénes son los autores de esta contaminación que atenta contra el pueblo azuerense, y que les caiga todo el peso de la ley a quiénes resulten responsables de esta acción criminal, a saber: indemnización a los afectados, responsabilidad penal si procediera por ley alguna pena, y expulsión del país en caso de que se demostrase con pruebas fehacientes que los responsables de este atentado son empresas extranjeras que están importando sus malas prácticas a nuestra tierra panameña como si las vidas de nuestros nacionales no valieran nada.

En Panamá defenderemos nuestro derecho a vivir en paz y en un medioambiente sano, sin temor a enfermarnos al consumir el agua potable de la que en otrora nos jactábamos como una de las mejores del mundo por su buena calidad, para que ahora resulte que peligramos si seguimos con nuestros hábitos de consumo de siempre.

Los inversionistas que tienen esto presente, y que se comprometen a respetar nuestras leyes y derechos humanos, bienvenidos sean, y los que no lo tienen claro, y pretenden lucrar en detrimento de la salud de los panameños y contaminando nuestro ecosistema, que ni se asomen por nuestra tierra, porque la vida de los panameños y nuestros recursos naturales, valen demasiado y no son negociables.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Adjunto los informes científicos en mención.

EINECS (European Inventory of Existing Commercial chemical Substances):

¿Qué es?

La atrazina es un herbicida artificial utilizado para controlar el crecimiento de malas hierbas en la agricultura, inhibiendo el proceso fotosintético de las plantas.

Propiedades físicas.

La atrazina pura es un polvo blanco sin olor, no muy volátil, reactivo o inflamable. Su fórmula química es C8H14ClN5 y su masa molecular de 215,7 g/mol.

Al calentarla intensamente se descompone produciendo humos tóxicos, conteniendo cloruro de hidrógeno y óxidos de nitrógeno.

  • Punto de fusión: 173-177 ºC
  • Densidad relativa (agua=1): 1,2
  • Solubilidad en agua, g/100 ml a 25ºC: ninguna
  • Presión de vapor (Pa a 20ºC): muy baja

Fuentes de emisión y aplicaciones de la Antrazina.

Este compuesto es utilizado fundamentalmente como herbicida en agricultura, generando lixiviaciones y contaminación de las aguas superficiales y subterráneas. También es utilizado como herbicida no selectivo en terrenos industriales.

Al ser una sustancia de origen antropogénico, no se conocen fuentes naturales de emisión.

Efectos sobre la salud humana y el medio ambiente.

En los seres humanos, a exposiciones de corta duración provoca el enrojecimiento de los ojos y puede causar efectos en el sistema nervioso central. Si la exposición es prolongada o repetida puede producir dermatitis o sensibilización de la piel, puede afectar al hígado y al riñón.

Este compuesto está clasificado como peligroso para el medio ambiente y muy tóxico para los organismos acuáticos, no obstante para las aves el nivel de toxicidad es bastante escaso. Tiene un bajo nivel de bioacumulación en peces, pero es altamente persistente en el suelo (hasta un año), lo que puede provocar lixiviaciones y contaminación de las aguas subterráneas cercanas. A nivel global no existen efectos medioambientales significativos.

Una vez incorporada en el suelo, la atrazina puede ser incorporada por las plantas o degradada durante un periodo de días a meses. También puede pasar a arroyos o aguas subterráneas donde permanecerá periodos de tiempo mayores ya que su degradación en este medio es lenta. En el aire, la atrazina puede ser degradada por reacciones con sustancias químicas del aire. No se acumula en la cadena alimentaria.

Riesgos y consejos de prudencia en su manipulación.

Frases de Riesgo

  • R43: Posibilidad de sensibilización en contacto con la piel.
  • R48/22: nocivo; riesgo de efectos graves para la salud en caso de exposición prolongada por ingestión.
  • R50/53: Muy tóxico para los organismos acuáticos, puede provocar a largo plazo efectos negativos en el medio ambiente acuático.

Consejos de prudencia.

  • S2: Manténgase fuera del alcance de los niños.
  • S36/37: úsense indumentaria y guantes de protección adecuados.
  • S60: Elimínense el producto y su recipiente como residuos peligrosos.
  • S61: Evítese su liberación al medio ambiente. Recábense instrucciones específicas de la ficha de datos de seguridad.

Umbrales de emisión establecidos por el RD 508/2007 (kg/año).

  • Umbral de emisión a la atmósfera: -
  • Umbral de emisión al agua: 1 kg/año.
  • Umbral de emisión al suelo: 1 kg/año.

Fuente: EINECS (European INventory of Existing Commercial chemical Substances)

LEER ARTICULO: EFECTOS DE LA ATROZINA2

Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS

Por qué deben eliminarse las partidas circuitales

junio 30, 2014 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

PARTIDAS GRAPH

Para responder a la pregunta que titula este artículo, no es preciso ser ningún sabio ni gurú; basta con intercambiar opiniones con cualquier panameño de la clase social que sea, y este nos dirá que las partidas circuitales son el germen de la corrupción, el populismo y el clientelismo político, y por tanto, deben eliminarse.

Por muy bueno que sea exponiendo y argumentado el político que pretenda defender semejante figura tan tercermundista y hasta anticonstitucional como son las partidas circuitales, fracasará en el intento, toda vez que, los diputados por la Constitución y la ley, tienen como sus funciones la creación de leyes, nombramientos de ciertos funcionarios, y la fiscalización, más no así, las funciones de regalar jamones, pavos, bicicletas, línea blanca, electrodomésticos, materiales de construcción, y demás hierbas aromáticas por el estilo.

Sí, ya sé que, quienes defienden este sistema clientelista y pretenden perpetuarlo con la promesa de que las partidas solo serán utilizadas para casos de emergencia como incendios e inundaciones, y para construir veredas, calles etcétera, aseguran que está vez, todo el trámite será hecho con transparencia y publicado vía web, y que por tanto debemos darles un voto de confianza, máxime cuando los electores exigen a los diputados, soluciones a las problemáticas que afrontan sus circuitos electorales.

Sin embargo, el hecho de que exista una necesidad equis, y que dicha necesidad pueda ser aliviada paliativamente, mediante un mecanismo inadecuado que ha sido prostituido, y ahora pretendamos seguir con el mismo mecanismo incorrecto pero prometiendo mayor transparencia, lo único que demuestra es lo limitados, poco creativos, y nada apegados a las leyes, que son los políticos panameños.

Las funciones de los diputados, reitero, no incluyen hacer las veces de Santa Claus, ni ejercer funciones que competen al MIDES, MOP, y otros ministerios. Ergo, debemos dejarnos de excusas baratas para perpetuar con argumentaciones demagógicas que no resisten un análisis serio, un sistema corrupto e ilegal que solo ha promovido el saqueo de los fondos públicos.

Si los electores precisan de ayuda social, que recurran al MIDES, si requieren de veredas, calles y acueductos, que las soliciten al MOP, si hay un desastre que recurran al MIVIOT, SINAPROC y a la Presidencia. De hecho, muchas de estas necesidades y las soluciones pertinentes, deben ser canalizadas y satisfechas por los gobiernos locales, es decir, por los alcaldes y representantes de corregimientos.

De modo que, descentralicemos el Estado, hagamos las cosas como deben de ser, y dejémonos de cuentos que nadie se traga; basta ya de estos argumentos baladíes que invocan los políticos para perpetuar el medieval sistema político panameño que se ha agotado, que colapsó, y precisa de una corrección urgente. Si no lo hacemos, demostraremos que las promesas de adecentar el país, son solo eso, vanas promesas y no compromisos verdaderos con la patria y sus ciudadanos.

Dicho lo cual, los ciudadanos que esperamos del gobierno entrante una forma de gobernar diferente a la del saliente, y por eso le dimos nuestros votos de confianza para administrar la cosa pública en apego a la Constitución y las leyes, debemos exigirle al nuevo gobierno que sean eliminadas las partidas circuitales y el nefasto Programa de Ayuda Nacional (PAN). También debemos exigir que en la constituyente se elimine la reelección de diputados, para ver si de una vez por todas se dedican a legislar, y dejan de promover el clientelismo político, y el proselitismo con los recursos del Estado, léase, mediante las partidas circuitales y el PAN que deben desaparecer.

No obstante, como sé que los diputados no renunciarán así por así a su botín político (partidas circuitales y PAN), entonces nos obligan a preguntarles, por qué en lugar de tratar de convencernos a los ciudadanos de las supuestas bondades de un sistema anticonstitucional y corrupto, mejor no nos dicen cómo utilizaron los B/. 416,678,206.00 millones de dólares en partidas circuitales que recibieron durante el quinquenio que finaliza precisamente hoy.

Si prometen que manejarán las partidas en cuestión con transparencia, entonces empiecen desde ya a practicar lo que predican, rindiendo cuentas y publicando un informe del uso dado a cada centavo recibido, la lista de proveedores de los servicios y productos adquiridos, y el listado de beneficiarios favorecidos.

Accionen primero, y después veremos si les creemos.

Por el momento, seguimos preguntándonos el destino dado a los dineros descritos en el siguiente listado.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera

No a las Partidas circuitales; no al PAN (Programa de Ayuda  Nacional).

LISTADO DE PARTIDAS

PRD

 

PMA

MOLIRENA

CD

Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS Etiquetas: ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 137 seguidores

%d personas les gusta esto: