Casa, país, y planeta por cárcel


Por: Erick Simpson Aguilera

prision3

Sí, es cierto que el Ministerio Publico ha trabajado como nunca antes en la historia patria para combatir casos de corrupción de alto perfil, y también es cierto que la desprestigiada Asamblea Nacional de Diputados que se caracterizaba por desestimar cuanta denuncia contra magistrados de la Corte Suprema de Justicia les llegara, de una manera desconocida ha procedido a darles el trámite correspondiente a las denuncias, y juzgar como procede según sus funciones, a los magistrados denunciados.

Enhorabuena por ello, y reconocemos los esfuerzos del Ministerio Público que no obstante los recursos limitados de que dispone, le ha dado esperanzas a un país que exige con hambre y sed que se haga justicia, y de igual forma, extiendo mi reconocimiento a la Asamblea Nacional que por fin parece haber entendido y asumido sus funciones y responsabilidades.

Ahora bien, no obstante los avances mencionados, no podemos caer en triunfalismos ni mucho menos conformarnos, comoquiera que queda mucho trabajo por hacer para sanear todo el sistema de justicia panameño que en honor a la verdad, no está como para tirar fuegos artificiales y celebrar cuando el Órgano Judicial agoniza, y la mora judicial, el sesgo, el clasismo, y la selectividad campean a su merced.

Entiendo que un sistema de justicia tan maltrecho e inoperante como el nuestro no puede cambiar de la noche a la mañana ergo debemos ser pacientes con los tiempos de la justicia que no necesariamente coinciden con el deseo de justicia del pueblo panameño que, si no lo controlamos puede mutar a venganza pura y dura, a revanchismos, cacería de brujas, y linchamientos judiciales, lo cual tampoco es la idea toda vez que, no podemos pasar de cero justicia a atropellos que no respeten la presunción de inocencia de los implicados ni el debido proceso, propiciando condenas a inocentes para calmar a las masas, lo que constituye un despropósito de suma gravedad.

De manera que, somos conscientes de lo delicado de la situación. Sin embargo, lo que tampoco podemos permitirnos como país es que la justicia sea torcida para beneficiar a infractores que se les demuestre haber saqueado el erario público, aplicándoles “castigos” o penas que no correspondan con el gran daño hecho a la patria, es decir, otorgándoles casa o país por cárcel, ni tampoco “cárceles” VIP.

Además, es preciso que la justicia alcance a todos los implicados sin distingo de clase social, caudal económico, o poder político, léase, no solo a los hijos de la cocinera e implicados de poca monta o mandos medios, pero también a las vacas sagradas de los círculos ceros empresariales y políticos del país, los cuales por más que sus sombras se paseen en cuanto atraco al erario público se mencione, que se hayan prestado para blanquear capitales mal habidos en sus bancos, o que hayan sido los corruptores de más de un caso de atraco público, parecieran ser seres invisibles, innombrables, e intocables que cuentan con licencia para delinquir, están por encima de las leyes, y permanecen arriba del bien y del mal, a diferencia del resto de los mortales.

Ni premios que incentiven el crimen contra el patrimonio estatal, ni selectividad, ni impunidad. No podemos permitir que nos disfracen amagos de justicia como si fueran justicia plena, igualitaria y verdadera. Si la justicia es parcial, sesgada, clasista, selectiva, etcétera, no es verdadera justicia plena que desaliente el crimen, pero sí es una invitación a delinquir contra el erario público.

Tal parece que el gran saqueo al que fueron sometidas las arcas del Estado ha desnudado las miserias de nuestro sistema de justicia que no mide con la misma vara a todos los panameños, dado que, mientras al hijo de la cocinera se le aplica todo el rigor de la ley y se le violan todas sus garantías encerrado en mazmorras infrahumanas por años sin juicio alguno, a otros panameños envueltos en caso de lesiones patrimoniales del orden de millones de dólares, se les otorgan toda clase de beneficios y al paso que vamos ya no será casa ni país por cárcel lo que se les otorgue, sino planeta o universo por cárcel.

Esto no puede continuar así toda vez que, ésta clase de “justicia”  constituye una burla y bofetada al pueblo panameño que exige cuentas a quienes se les compruebe algún ilícito contra el patrimonio del Estado, que se recuperen los fondos sustraídos, y que paguen con cárcel como cualquier mortal quienes resulten culpables.

Reitero, que se respete el debido proceso, la presunción de inocencia de los implicados, y que las penas de comprobarse alguna lesión al patrimonio del Estado sean reales y no premios por delinquir lo cual mandaría un mensaje nefasto a todo el país y sobretodo a los jóvenes sin criterio formado que entenderán dados los hechos, que el crimen paga y resulta buen negocio saquear al Estado e invernar unos cuantos años en una cómoda mansión comprada con el dinero robado para luego disfrutar de los frutos del atraco realizado.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

La justicia en tiempos de crisis


Por: Erick Simpson Aguilera

crisis

Que el sistema de justicia panameño sufre una crisis de credibilidad es un hecho conocido aún allende nuestras fronteras, como demuestra el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial 2014-2015 según el cual, Panamá ocupa el lugar 116 entre 144 economías evaluadas en cuanto a independencia judicial se refiere.

Razón por la cual, no sorprende la debacle que acontece en la Corte Suprema debido a un sinnúmero de escándalos en que están envueltos varios de los magistrados que la componen -o componían- uno de los cuales paga condena de cárcel por delitos que aceptó haber cometido durante el ejercicio de sus funciones como magistrado, otro afronta una investigación en La Asamblea Nacional por supuestamente haber vendido fallos entre otras denuncias, y otros que no están siendo investigados actualmente, pudieran serlo en el futuro por las muchas denuncias en su contra pendientes de trámite en la Asamblea Nacional.

Dicho esto, debemos dimensionar el verdadero tamaño de la crisis judicial que sufre Panamá para determinar si el sistema político panameño puede darse el lujo de continuar “funcionando” sin uno de los principales pilares de la democracia como es el Órgano Judicial, comoquiera que, un país en el que no existe la justicia, coquetea peligrosamente con el desastre.

A continuación algunos indicadores que nos hablan de la situación de la justicia panameña con relación al resto del mundo:

independencia judcicial

A nivel de LATAM que es una de las regiones del mundo que más sufren el flagelo de la falta de independencia judicial, Panamá ocupa el lugar 12 entre 18 países de la región.

Es importante destacar que, las diez economías mejor calificadas del mundo en cuanto a independencia judicial se refiere y cuyos logros en materia de justicia debemos considerar y aplicar en nuestro propio país, son las siguientes:

top ten

Así las cosas, no sorprende el sesgo y la selectividad de que hacen gala otras instancias que también administran justicia en Panamá que no es un país con un sistema de justicia funcional sino todo lo contrario, toda vez que, si el principal Órgano del Estado encargado de impartir justicia agoniza, es entendible entoces que las otras instituciones con funciones judiciales (Órgano Legislativo y Ministerio Público) también adolezcan de parcialidad, y de una manera vulgar midan a los ciudadanos con diferentes varas, a saber: un canon de “justicia” basado en la impunidad (intocables de los círculos ceros empresariales y políticos que supuestamente están involucrados en todos los desfalcos y saqueos sin ser nunca investigados por estar por encima de la ley), privilegios, prebendas, casa o país por cárcel, y “cárceles” VIP, para los conectados políticamente y para los acaudalados económicamente, mientras se practica una “justicia” inclemente, abusiva, perversa, inhumana, e implacable contra las clases menos favorecidas cuyas garantías son pisoteadas un día sí y otro también en las peores cárceles del país que parecen un infierno.

Ningún sistema político puede sostenerse con sus bases corroídas, con sus pilares en ruinas, y con sus fundamentos carcomidos por la corrupción y la injusticia. El país que no entienda esto, pagará un alto precio por su ignorancia, mediocridad, e indolencia.

Es menester que tomemos cartas en el asunto para modernizar, humanizar, igualar, y fortalecer mediante una constituyente todas las instituciones políticas panameñas, los tres Órganos del Estado, el Tribunal Electoral, etcétera, con la finalidad de sanear el país de toda la podredumbre que le aqueja y evitar la debacle institucional que se avecina y puede estallar en una explosión social por cualquier pequeña llama que encienda la furia ciudadana que lleva años acumulándose cual combustible cuya volatilidad incendiará todo el sistema cuando alguien hastiado de tanto abuso del Estado diga:

“No reconozco el torcido sistema de justicia ni las corruptas instituciones políticas panameñas que están plagadas de corrupción, impunidad y gente privilegiada con licencia para delinquir y atropellar a las mayarías; tomaré la justicia en mis propias manos y si las autoridades torcidas, cuestionadas, mancilladas, y selectivas a las cuales desconozco por corruptas me piden cuentas e intentan encerrarme en sus inhumanas cárceles destinadas para el hijo de la cocinera solamente, responderé con fuego”.

Y entonces se desencadene en muchos panameños cual efecto domino el mismo sentimiento de desobediencia ciudadana, la ingobernabilidad, y el caos de un Estado Fallido como ha sucedido en muchos países del área.

Tal parece que nadie aprende por cabeza ajena y quienes han creado la crisis institucional seguirán profundizándola y llevando el sistema hasta el fondo del abismo tentando a su propia suerte. Ojalá me equivoque y los panameños podamos ponernos de acuerdo y de manera seria ejecutemos un proyecto país justo e igualitario, acabando decididamente con nuestro actual sistema político feudal que hace rato mutó a una mafiocracia donde reinan la impunidad, la injustica, y la corrupción.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Acerca de la línea dos del Metro


Por: Erick Simpson Aguilera

metro-de-panama

Enhorabuena que se realizará la línea 2 del metro hasta Panamá Este la cual beneficiará a muchos panameños incluido su servidor que resido en Juan Díaz y podré optar por usar menos mi auto para evitar los tranques y movilizarme hacia la ciudad en el metro. Ojalá y todo Panamá estuviera interconectado por líneas de metro desde Chiriquí a Darién.

Una vez aclarado que, estoy a favor de ésta solución al transporte, procedo a expresar algunas inquietudes que me asaltan sobre el particular, a saber:

1- ¿La empresa Odebrecht a la que todos los candidatos cuando son oposición cuestionan por supuestos sobrecostos exorbitantes y cuando son gobierno la contratan para las principales obras por ser la “mejor calificada”, es la misma que tuvo problemas en Ecuador (irregularidades en la ejecución de una obra hidroeléctrica), Perú (supuesta sobrevaloración en los costos del Túnel Trasandino), Brasil su país de origen en donde además de ser señalada por escandalosos casos de corrupción (sus oficinas fueron allanadas por estar involucrados en la investigación de un millonario esquema de corrupción y soborno de la estatal Petrobras que habría favorecido a políticos y empresarios de Brasil), también fue responsable por la construcción del Estadio Arena de Sao Paulo el cual sufrió la caída de una grúa que destruyó parte del nuevo recinto muriendo dos obreros?

2- ¿La empresa FCC es la misma que estaba construyendo la súper millonaria Ciudad Hospitalaria que ahora deben derrumbar porque además de su mala ubicación (al lado de un futuro mercado de abastos) las especificaciones técnicas del contrato establecían que las paredes fueran de concreto pero la empresa en cuestión las hizo de gypsum?

“No sé” si estamos hablando de las mismas empresas, lo cual de ser así me resultaría de lo más inverosímil y surrealista; propio de un Macondo versión Congolandia. Corríjanme si me equivoco estimados lectores y no estamos hablando de las mismas empresas con tan bello historial, pero si en efecto se trata de las mismas empresas debe ser que la frase mágica que define a los ganadores de licitaciones públicas, a saber: “La empresa mejor calificada”, además de tener que ver con aspectos técnicos y de costos, exige también que la empresa seleccionada tenga un historial manchado por una serie de escándalos de los más variopintos.

A propósito, la línea 1 del metro que según entiendo fue construida por el mismo consorcio que realizará la línea 2 que nos ocupa, ¿ya fue auditada para determinar si es cierto lo que decían todos los candidatos de oposición en campaña en el sentido de que el metro de Panamá es el más caro del planeta por supuestos sobrecostos exorbitantes?

Ah, verdad que en esa institución se dio un continuismo en cuanto a su gerencia, y después del continuismo que se dio hoy en cuanto a las cuestionadas empresas que realizarán la línea 2 del metro, con todo el derecho que me asiste a tener mi propia opinión y criterio, y no andar aplaudiendo todo lo que hagan las autoridades, he llegado a la conclusión de que el actual gobierno es una continuación del anterior, en una versión más light sin duda, pero continuismo al fin y al cabo.

¿Por qué será que empresas norteamericanas, japonesas, y alemanas no participan en las licitaciones de mega obras panameñas? ¿Tendrán algo que ver los altos estándares anticorrupción exigidos por dichos países a sus empresas que operan en el extranjero?

Saludos cordiales y que siga la fiesta.

Erick Simpson Aguilera.

Leer el siguiente artículo sobre la Ciudad Hospitalaria: Ciudad Hospitalaria: paredes con hongos y acabados deficientes.

Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS

Análisis de la crisis política panameña


Por: Erick Simpson Aguilera

CRISIS 4

Introducción:

Que en Panamá existe una crisis política e institucional no es ningún secreto. Que el sistema político panameño parece haber colapsado hace rato, es notorio. Que el desgaste de las instituciones políticas panameñas es incuestionable, salta a la vista.

Así las cosas, es preciso realizar un análisis que nos ayude a superar la crisis que afrontamos comoquiera que, en Panamá que dicho sea de paso, no es el único país del mundo que afronta una crisis política e institucional, de hecho, pareciera que ningún país se salva de esta debacle política, incluyendo las democracias más antiguas y las potencias mundiales, reitero, en Panamá todavía estamos a tiempo de enmendar y corregir el rumbo que nos está dirigiendo hacia el despeñadero, a diferencia de otros países que coquetean peligrosamente con el punto de no retorno de un Estado Fallido.

En primera instancia, es importante poner en contexto la crisis política reconociendo que si bien cierto en la administración pasada dirigida por el expresidente Ricardo Martinelli, se acrecentó la crisis de una manera más pronunciada y evidente, dados los atentados que sufrió la institucionalidad democrática, a saber: concentración de poderes, transfuguismo, clientelismo político sin parangón, endeudamiento terrible para realizar obras -con supuestos sobrecostos- muchas de las cuales eran innecesarias, gravísimos actos de corrupción (caso PAN, etc.), populismo, demagogia, persecución política, etcétera, también es cierto y justo reconocer que, el gobierno pasado no fue el gestor de la crisis política que sufre Panamá, que ésta viene de arrastre, y que todos los partidos políticos tienen su cuota de responsabilidad en la debacle de las instituciones políticas panameñas por ser los verdaderos artífices de las malas artes que potenció el CD.

Dicho lo cual, debemos realizar que, no por haber elegido los votantes a otro partido para administrar a la nación, la crisis política que afronta Panamá se solucionará por arte de magia, ni sus efectos nocivos se desvanecerán milagrosamente. Pensar eso sería pecar de ilusos.

De hecho, si le damos un vistazo al ambiente político actual, realizaremos que el país sigue inmerso en una suerte de vorágine política que, aunque el termino no le resulte simpático a muchos, es una crisis política severa. A saber:

I- Órgano Judicial: Un exmagistrado que fue presidente de dicho Órgano del Estado, fue condenado y encarcelado, quedando en la ciudadanía una sensación de duda acerca de los fallos en los que participó cuando realizaba los delitos que aceptó haber cometido. Otros magistrados de la Corte Suprema están siendo señalados con una lluvia de denuncias por la supuesta comisión de delitos de los más variopintos que incluyen la venta de fallos y otras bellezas. Reconocemos la presunción de inocencia de los magistrados denunciados, pero el daño hecho a la imagen del Órgano Judicial que es el poder del Estado llamado a impartir justicia, constituye una crisis muy grave.

II- Órgano Legislativo: B/. 416,678,206.00 millones de dólares en concepto de partidas circuitales fueron manejados en el pasado quinquenio por los diputados de los cuales no pocos fueron reelectos, sin que al sol de hoy rindan cuentas por el uso dado a tamaña suma millonaria de dineros públicos.

Gran cantidad de diputados de la actualidad son tránsfugas que por razones nada kosher en el pasado quinquenio traicionaron a sus electores cambiándose al partido CD.

Muchos diputados fueron reelectos gracias al uso indebido de recursos del Estado durante la campaña política, regalando línea blanca, materiales de construcción, bolsas de comida, etcétera, los cuales fueron comprados con fondos públicos que son patrimonio de todos los panameños. Y los que fueron denunciados y el Tribunal Electoral (enfermo crónico de nepotismo también) les demostró el uso indebido de recursos del Estado para hacer proselitismo político, se les permitió participar en una nueva elección en la que algunos volvieron a triunfar demostrando que la corrupción no es patrimonio exclusivo de los políticos toda vez que, muchos ciudadanos son participes de la misma cual clientes políticos que transan sus votos al mejor postor.

Dado el historial manchado de la Asamblea Nacional de Diputados, la mayoría de los panameños tienen mala opinión de dicho Órgano del Estado, no le dan credibilidad alguna, no se sienten representados por los diputados, y consideran al poder legislativo como una entidad no legitima y extremadamente corrupta.

Como si todo esto fuera poca cosa, la Asamblea fracasó otra vez más ante la opinión pública panameña, en lo concerniente al blindaje ilegal que les otorga la inconstitucional ley 55 cual si fueran una suerte de reyes privilegiados por encima del resto de los ciudadanos, a los cuales no se les puede juzgar por crímenes comunes que nada tienen que ver con el ejercicio de sus funciones políticas, lo cual entorpece los procesos que se llevan a cabo por supuestos actos de corrupción cometidos en el gobierno pasado por actuales diputados que están blindados por ese fuero inconstitucional que frustra el hambre y sed de justicia de la ciudadanía, acumulándose la ira del pueblo con el peligro de una explosión social que ello implica.

Si la Asamblea sigue divorciada del clamor popular, no discierne los tiempos que estamos viviendo, y se constituye en un estorbo a la justicia, y en una suerte de escudo humano para defender a presuntos infractores facilitándoles impunidad con el blindaje que la ley 55 ofrece, con experimentos de doble blindaje, y demás artimañas, deberán afrontar las consecuencias de sus actos al darle la espalda a un país entero que exige justicia, al preferir promover la impunidad, y al inmolarse en nombre de la corrupción.

Sí esto no es una crisis política extremadamente grave y peligrosa, díganme qué lo es.

III- Órgano Ejecutivo: Una crisis per se, no la percibo en este poder del Estado, comoquiera que, el Presidente Juan Carlos Varela todavía tiene el apoyo de la ciudadanía, goza de buena opinión de los panameños, y está tratando de cumplir con los temas sociales que prometió; aunque de manera muy lenta y errática para mi gusto.

No obstante lo mencionado, sí percibo una crisis en ciernes en el Órgano Ejecutivo, toda vez que, la luna de miel con la ciudadanía terminó, la paciencia del panameño se agota, y las grandes carencias sociales siguen vigentes sin que se vea un plan de acción coherente y agresivo para solucionar estas deudas sociales que son muy pronunciadas, a saber: pobreza, desigualdad, educación de mala calidad, inseguridad, falta de agua, costo de la vida elevado, etcétera.

A todo ello súmele el hecho de que el gobierno de turno aunque es más potable que el anterior, no ha renunciado del todo a las malas prácticas de la politiquería panameña, léase, nepotismo, otorgamiento de becas con un sesgo de índole social inverso (becas para nuestros allegados políticos y familiares aunque ellos no las necesiten por estar bien económicamente, y nada de ayuda para los más pobres que sí necesitan auxilio, para que sigan vulnerables y dependientes del clientelista y perverso sistema político), e incumplimiento de varias promesas de campaña como son la consulta ciudadana para realizar nombramientos claves, y convocar a un proceso constituyente del que ahora con el acostumbrado doble discurso reniegan.

Como si dicho escenario del Órgano Ejecutivo no fuera lo suficientemente preocupante ya, también existe la posibilidad de que el país sea presa de la ingobernabilidad si el denominado Pacto de Gobernabilidad” -que tiene más de rebuscabilidad o repartibilidad que de otra cosa- se vaya al traste siendo reemplazado por un nuevo pacto entre los partidos CD y PRD, lo cual dificultaría la aprobación de los proyectos del Presidente Varela en la Asamblea.

1

22 - copia

Sin título

Es importante destacar que, los partidos CD y PRD tienen todo el derecho de aliarse si sienten que tienen una agenda en común, que comparten un proyecto político estratégico para sus intereses conjuntos, y si piensan que existe afinidad entre los valores que profesan ambos partidos.

Y los panameños también tenemos el derecho de reaccionar si nos percatamos durante el transcurrir de dicha alianza entre los mencionados partidos, de una afectación al normal desenvolvimiento del Estado, de un país trancado, estancado, y maniatado por trabas politiqueras, dificultándose las soluciones a los principales problemas que nos afectan a todos los panameños.

Conclusión:

En fin, Panamá sufre una pronunciada crisis política que impacta socialmente a los ciudadanos y puede mutar a crisis económica también (deuda pública, déficit fiscal, impuestos, presupuesto, manejo de la economía nacional, etc.) si le sumamos a la improvisación (impuesto fallido al combustible), lentitud, yerros, y acciones erráticas del Órgano Ejecutivo, la falta de justicia por blindajes y fueros inconstitucionales que promueven la impunidad e impedirían investigar, juzgar, y condenar a los presuntos infractores que pudieran haber saqueado el erario público como se presume, resultando dicha falta de justicia en la no recuperación de esos fondos que son necesarios para inyectar nuestra economía, aunado a la posible ingobernabilidad que impediría el manejo correcto de las finanzas públicas si optara una alianza opositora CD/PRD, por llenar de obstáculos el camino y desempeño del gobierno, y si deciden sabotear además, los proyectos de Estado impulsados por el Ejecutivo, ACP, etcétera, que son beneficiosos para la nación y que el país reclama (puertos y demás).

Ésta crisis ahora política, y mañana no sabemos si integral puesto que la política, la economía, y lo social, están interconectados, viene de arrastre desde 1903 hasta la fecha de hoy en que la politiquería causante de la misma ha tomado ribetes muy peligrosos. Razón por la cual, es preciso que todos los panameños que amamos este país y velamos por el bienestar de todos sus ciudadanos, promovamos un gran dialogo nacional para subsanar las dolencias que aquejan al enfermo sistema político panameño, antes que éste haga implosión sembrando el caos y la ingobernabilidad de un Estado Fallido que cree las condiciones, y las ruinas sobre las cuales se erija un líder populista pseudo mesiánico que recoja los despojos para establecer un régimen de terror que termine de empeorar las cosas aún más de lo que ya están.

Entiéndanlo, estimados panameños de todas las clases sociales, sectores, gremios, asociaciones, y partidos políticos, llegó el momento de convocar a un proceso constituyente para adecentar el país, y enrumbar a Panamá por derroteros de desarrollo humano, equidad social, institucionalidad democrática robusta, y prosperidad. Nosotros los panameños somos un pueblo hábil, bendecido, e inteligente para discernir el peligro que se cierne sobre nuestra nación si no actuamos, y para identificar la solución de la crisis. Ergo, en consenso debemos aplicar los correctivos necesarios para salir de esta crisis política que por peligrosa que sea, también es una oportunidad para crecer, madurar como nación, y triunfar.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

De todos los rincones del planeta

abril 30, 2015 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

last map

El alcance de los medios de comunicación alternativos es impresionante, comoquiera que el internet constituye una súper carretera digital de dimensión mundial.

Así las cosas, los artículos posteados en Panamá Blog, han sido leídos en prácticamente todos los países del mundo, no obsante girar todos los temas en torno a Panamá. Quizás ya sea el momento de ampliar los artículos tocando también temas de carácter internacional.

Razón por la cual, agradezco a todos mis apreciados y muy estimados lectores, por todo el apoyo mostrado a través de estos 4 años de publicación en los cuales el blog ha tenido un total de 575,197 visitas de diferentes países del mundo (ver estadísticas a continuación), y espero seguir aportando mi grano de arena con publicaciones edificantes que en algún grado contribuyan al acervo cultural de quienes nos honren con su visita.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

A continuación algunas estadísticas de Panamá Blog:

Estadísticas generales

ESTADÍSTICA 9

Países de los lectores

ESTADÍSTICAESTADÍSTICA 2ESTADÍSTICA 3ESTADÍSTICA 4ESTADÍSTICA 5ESTADÍSTICA 6ESTADÍSTICA 7ESTADÍSTICA 8

Artículos y post más leídos

ART1ART2ART3ART4ART5ART6ART8ART9ART10ART12ART13ART14ART16ART17ART18ART19ART20ART21ART22ART23ART24ART25

mapa2


¿Por qué necesitan blindaje?

abril 29, 2015 1 comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

IMPUNIDAD

Los diputados panameños tendrán mil argumentos para defender su necesidad de blindarse y que la justicia no los alcance como al resto de los mortales ciudadanos panameños, y “se respetan” sus alegatos. Sin embargo, opino que “quien no la debe, no la teme”, y me da mala espina la fijación que tienen no pocos diputados con los fueros que promueven la impunidad, los cuales ahora avalan la nefasta ley 55 aprobada en el infame quinquenio pasado, al dejar vigentes varios vicios de la misma.

Que el gobierno pasado haya promovido la impunidad y el retroceso en materia de justicia no sorprende a nadie, pero, que la bancada del PRD insista en perpetuar la impunidad manteniendo la prueba sumaria e idónea, es un hecho que no podemos pasar por alto y del cual debemos tomar nota los ciudadanos para medir sus verdaderas intenciones.

Palabras más, palabras menos, el requisito de acompañar a la denuncia ciudadana contra algún diputado la prueba sumaria e idónea implica que el ciudadano denunciante debe realizar por sus propios medios la investigación y entregar prácticamente un expediente documentado con toda suerte de pruebas fuera de su alcance, para que sea admitida alguna denuncia contra los protegidos diputados.

De forma tal que, resulta prácticamente inviable e imposible que un ciudadano que sospecha de algún ilícito cometido por estos “seres superiores” (diputados) que gozan de fueros y privilegios que la Constitución no les otorga, y se sienten por encima de la ley, del bien y del mal, pueda presentar alguna denuncia para que sean investigados los “honorables” diputados.

Dicho lo cual, los ciudadanos que sumamos millones de panameños, tenemos que cuestionarnos si permitiremos que unos cuantos diputados que son nuestros supuestos representantes en la Asamblea, se representen a sí mismos en detrimento de la justicia equitativa que exigimos.

En fin, yo no me siento representado y estoy seguro que la mayoría de panameños tampoco, por los diputados, quienes en mi opinión defienden sus propios intereses particulares y los de sus partidos políticos, en detrimento de los intereses de las mayorías y del país que son vulnerados por las leyes lesivas que aprueban.

Razón por la cual, y ante la insistencia de los diputados de burlarse de los panameños y promover la impunidad, no obstante el gran saqueo sufrido por la nación que precisa de marcos legales transparentes para que las investigaciones se realicen sin obstáculos ni fueros exagerados, debemos entender los ciudadanos de qué lado están los diputados en cuestión, y proceder en consecuencia. Es decir que, debemos organizarnos y barrer esa Asamblea que no está en sintonía con los intereses del país, mediante una constituyente que adecente de veras y sanee a Panamá de toda esta podredumbre e impunidad que carcome el sistema político que colapsó por tanto abuso, excesos, corrupción e impunidad.

A ver si el presidente Juan Carlos Varela quien prometió en campaña encabezar el movimiento pro constituyente cumple su compromiso como está haciendo la presidenta chilena Michelle Bachelet quien prometió lo mismo en su campaña, pero a diferencia de Varela, ya anunció este martes lo siguiente: “Daremos inicio al Proceso Constituyente abierto a la ciudadanía, a través de diálogos, debates, consultas y cabildos, que deberá desembocar en la Nueva Carta Fundamental, plenamente democrática y ciudadana, que todos nos merecemos”

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Leer artículo: BBC Mundo – Chile: Bachelet anuncia nueva Constitución y reformas contra la corrupción.

Diccionario de la real politiquería panameña

abril 24, 2015 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

Para todos aquellos que a veces se sienten indoctos, neófitos, confundidos y poco instruidos en cuanto a las definiciones, jergas, y conceptos utilizados por los politiqueros panameños cuyos códigos de comunicación no concuerdan con el castellano usual y cuando dicen sí significa no y viceversa, procedo a facilitarles la vida con el siguiente diccionario de la real politiquería panameña.

1- Renunciar: Dícese de aquel verbo que los politiqueros panameños odian y jamás han aprendido a conjugar.

2- Nepotismo: Es aquella mala práctica de nombrar en cargos públicos a familiares por considerar desde 1903 hasta la fecha de hoy los funcionarios públicos con mando y jurisdicción que, Congolandia en una finca que deben explotar para beneficio propio, de sus familiares, allegados y copartidarios políticos.

También se entiende por nepotismo a una travesura para nada grave, que nada tiene que ver con corrupción, y que solo debe ser castigada con contundencia de acuerdo a quien la cometa según los cánones y malas artes de la politiquería panameña. Es decir, según los politiqueros criollos el nepotismo no es corrupción, pero si no eres una figura de gran peso en la fauna política serás destituido si cometes nepotismo -lo cual está muy bien que así sea- empero, si gozas de cierta influencia política, entonces tienes licencia y patente de corso para rifártela nombrando por “amor” a toda tu parentela y si te descubren los despides e indemnizas sabiendo que tu puesto no corre ningún peligro de cesantía.

3- Doble moral: Es aquel discurso hipócrita o doble estándar de que hacen gala muchos politiqueros panameños, y algunos miembros de la sociedad civil que se venden como paladines de la democracia, pero distinguen cual cómplices de la corrupción, entre clases de nepotismo (nepotismo malo y nepotismo tolerable), callan ante la justicia selectiva, critican ciertas malas prácticas rasgándose las vestiduras y “barriendo la corrupción” cuando son oposición, mientras justifican cuando son gobierno los mismos vicios que antes criticaban, y a quienes mantienen un solo discurso los satanizan tildándolos de resentidos sociales porque ese discurso vertical los incomoda y atenta contra el statu quo que ellos defienden para monopolizar el poder y que nada cambie más allá de su retorica y demagógica propaganda.

4- Congolandia:  Dícese de un mágico país más surrealista que Macondo en el cual los politiqueros se dan el lujo de saquear miles de millones de dólares del erario público y hacer alarde de su opulencia restregándoles sus bienes mal habidos en sus caras al resto de ciudadanos pagadores de impuestos, sabiendo que gozan de impunidad y que en el peor de los casos podrían “castigarlos” con unos pocos años de casa o quizás hasta país, por cárcel, a diferencia de aquel que se roba un molde de pan por hambre y le cae todo el peso de la ley en las peores cárceles del país.

Otras definiciones del término Congolandia reconocidas por el diccionario de la real politiquería panameña son las siguientes:

– Dícese de un país en el cual los ciudadanos son tan dóciles que no se inmutan si un gobierno se da el caché de contratar directamente a una empresa para tercerizar el cobro de impuestos a cambio de comisiones millonarias, sin “conocer” quiénes son los dueños de la empresa beneficiada con tamaño negociado.

– Dícese de un lugar en donde vive gente pero las leyes no valen ni dos reales, en el cual se compran con fondos públicos equipos de espionaje con sobrecostos millonarios para atentar contra el derecho humano a la intimidad y privacidad de los mismos ciudadanos con cuyos impuestos se adquirió dicho equipo y que sufrieron la invasión de su vida privada sin que “se sepa” al sol de hoy el paradero del equipo de espionaje en mención. Como suele suceder en muchos casos inverosímiles que ocurren en Congolandia, el equipo fue hurtado del patrimonio estatal y se encuentra bajo control de manos privadas con el peligro que ello implica para la seguridad ciudadana y del Estado per se.

5- Beca: Es aquel beneficio mediante el cual el Estado financia la educación en universidades de prestigio internacional, a los hijos de gente conectada políticamente sin importar su condición económica la cual puede que sea lo suficientemente holgada para pagar sus propias carreras sin recurrir al auxilio del Estado, pero del cual no gozan cierto perfil de panameños que socialmente sufren marginación, residen en zonas deprimidas, padecen carencias de todo tipo, y aún así no tienen derecho al auxilio educativo del Estado que se niega a invertir en aquellos que más lo necesitan porque prefieren verlos sin educación, marginados, vulnerables, y manipularles con el clientelismo que los hace dependientes y los encadena a un perverso sistema de desigualdad perenne.

La erradicación de la pobreza y el cierre de la brecha de desigualdad que sufre Panamá la cual es una de las más pronunciadas del mundo de acuerdo al coeficiente de inequidad GINI, se practican educando al pueblo, y no se predican politiquera y demagógicamente.

6- Persecución política: Es la primera reacción a la que recurren cual acto reflejo los corruptos cuando son sorprendidos en algún ilícito para argumentar su supuesta inocencia alegando que son sus enemigos políticos quienes los persiguen inventándoles procesos “infundados”.

7- Blindaje: Dícese de aquel escudo inconstitucional basado en una ley chimba y nada kosher utilizado por los diputados que se sienten una suerte de seres especiales con fueros y privilegios que la Constitución no les otorga, y que se niegan a renunciar a ese ilegal instrumento de impunidad. De pronto los B/. 416,678,206.00 millones de dólares recibidos en concepto de partidas circuitales muy útiles para reelegirse y de los cuales no han rendido cuentas aún, tengan mucho que ver con la resistencia a renunciar a ese escudo de impunidad llamado Ley 55.

8- Corte Suprema de Justicia: Dícese de aquél Órgano del Estado muy cuestionado y envuelto en escándalos de los más variopintos que incluyen la venta de fallos y otras bellezas, y sin embargo sus magistrados sobre algunos de los cuales pesan no pocas denuncias, son los llamados a impartir justicia en el país. Si esto no es una crisis institucional, no sé qué lo será.

9- Órgano Ejecutivo: Es aquel poder del Estado manejado por la máxima autoridad del país quien se comprometió en su campaña política con varios temas que ha incumplido, por ejemplo: la convocatoria a una constituyente para adecentar y sanear la podredumbre que corroe todo el sistema político panameño que está a punto de colapsar por años de corrupción, abusos y excesos, y de la cual no obstante ser una de las banderas de su campaña (la constituyente), ahora no hablan y tal parece que es tema tabú y vetado.

10- Sociedad civil: Grupos organizados de ciudadanos que son importantes en el quehacer nacional de las democracias, pero que en Panamá muchas veces no gozan de total independencia de criterio y siguen agendas e intereses creados de determinados grupos de poder político o económico.

Si usted estimado lector, es miembro de alguna organización de la sociedad civil que no encaja en la definición previa, por no ser su grupo pro gobierno que todo lo aplauden por nocivo que sea, y no critican al gobierno cuando es menester hacerlo, ni pro oposición destructiva y recalcitrante que es incapaz de reconocer los logros del gobierno por obvios y beneficiosos para el país que estos sean, que no aportan nada bueno, y solo buscan desestabilizar al gobierno, entonces no tiene por qué sentirse ofendido ni aludido. Siga adelante ejerciendo su ciudadanía con independencia de criterio, y velando por los mejores intereses de la patria.

11- ADN politiquero: Dícese de aquel gen activo en el genoma de los politiqueros panameños que los impulsa a vivir del cuento, la demagogia, el populismo, la corrupción, el clientelismo político, y el juega vivo. Si no desactivamos ese gen politiquero y cambiamos de chip, muy difícilmente cambiará nuestro país el rumbo que precipitadamente lo está llevando al despeñadero de un Estado Fallido, como ya ha sucedido con otros países hermanos que comenzaron como nosotros a minar, violentar, y vulnerar sus instituciones, y hoy sufren una situación insostenible de caos, violencia, e ingobernabilidad.

Sé que faltan muchos términos más para completar en próximas ediciones este diccionario real de la politiquería panameña, por lo que el tema queda abierto a sugerencias y nuevos términos.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 172 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: