Panamá se respeta

febrero 26, 2015 10 comentarios

Por: Erick Simpson Aguilera

niñas panameñas

En estos tiempos aciagos en que se abusa tanto de la palabra xenofobia cual si esta fuera un amuleto para espantar a quienes temen ser etiquetados por defender su derecho a vivir en paz y ser respetados en su propio suelo patrio, exigimos a nuestras autoridades que se las dan de muy políticamente correctas a la hora de mostrar una imagen simpática de cara al exterior, a que se muestren igual de prestas y enérgicas para exigir respeto a los extranjeros residentes en nuestro país hacía los panameños y la patria que les abrió las puertas dándoles las oportunidades que les negaron en sus países de orígenes.

Quienes vivimos en Panamá, sabemos el porqué de mi afirmación, toda vez que la presente semana ha estado bastante caldeada a raíz del tema migratorio que se debate en la Asamblea Nacional con la finalidad de eliminar el conflictivo programa denominado: “Crisol de Razas”.

En el citado contexto se dieron unas declaraciones muy fuertes por parte de la diputada Zulay Rodríguez quien se disculpó con el pueblo colombiano y explicó el contexto en torno al cual giraban sus desafortunadas afirmaciones. Cabe destacar que, no aplaudo insulto alguno hacia ningún gentilicio, ni generalizaciones ofensivas, comoquiera que también me disgustaría si alguien hiciera lo propio con los panameños.

Dicho esto, considero que, así como el Presidente Juan Carlos Varela se expresó en contra de las fuertes afirmaciones de la diputada en mención, debe también hacer un llamado de atención a los extranjeros residentes en Panamá para que respeten a los panameños y al país que les abrió las puertas para vivir bajo condiciones de prosperidad y paz de las cuales muy probablemente no gozaban en sus naciones, toda vez que, la xenofobia de la que tanto acusan a quienes exigen respeto en su propia tierra, tiene dos vías, y cuando los excesos se dan a la inversa, léase, cuando un extranjero se expresa xenofóbicamente contra los panameños en las redes sociales como está aconteciendo a menudo (si así de mal se expresan de los panameños en Panamá, imagínense si viviéramos en sus países; pero nosotros somos los xenofóbicos según ellos), entonces las autoridades panameñas guardan silencio y permiten que se pisotee al nacional en su propia patria.

Entiendo que, no es lo mismo que una diputada pierda los estribos, a que lo hagan extranjeros comunes y corrientes por las redes sociales. Sin embargo, si las autoridades no se muestran enérgicas en controlar estos insultos xenofóbicos por parte de extranjeros residentes en Panamá contra los panameños, el país puede entrar en una vorágine de violencia que es menester de todos evitar y más de las autoridades que deben velar por la paz social del país.

Los panameños somos gente noble, acogedora con el extranjero, y amistosos. Razón por la cual, las autoridades deben analizar concienzudamente, a qué se debe el malestar repentino hacia ciertos inmigrantes en particular.

Sobre dicho particular, no hay que ser un genio para entender que el malestar obedece al irrespeto de ciertos extranjeros que no saben ocupar su lugar y pretenden pisotear, ningunear, e insultar al panameño en su propia casa y eso no hay quien lo admita ni aguante en ningún país del mundo que tenga algo de dignidad. El hecho de que cierta elite panameña sufra de baja autoestima, que resalten lo extranjero como superior a lo autóctono, que sufran de complejo de entreguismo, y se hayan acostumbrado por aquello del coloniaje gringo a ser unos sátrapas del foráneo, no significa que el resto de los panameños suframos de los mismos dilemas y falta de dignidad como para permitir que nos pisoteen en nuestra propia tierra. Los panameños somos gente humilde, pero también somos orgullosos de nuestro bendecido y prospero país, de nuestras mezclas de razas que son un verdadero crisol -no uno propagandístico como lo venden ahora para hacerse de mano de obra barata y consumidores con poder adquisitivo- y no permitiremos que nadie venga de afuera a insultarnos en nuestra propia patria.

Así las cosas, el extranjero que venga a Panamá con ganas de aportar (no a delinquir) su esfuerzo y trabajo, que respete nuestras leyes, y que no atente contra la sana convivencia sembrando odios, incurriendo en conductas que riñen con las buenas costumbres, insultando a los nacionales y al país que le abrió las puertas, bienvenido sea, y aquellos que no sepan estar y sean fuente de discordia poniendo en riesgo la paz social al provocar -Dios no lo permita- posibles actos de violencia por el irrespeto continuo hacia los panameños y a nuestro país, deben ser deportados a sus naciones de origen, comoquiera que así lo señalan nuestras leyes y los funcionarios están obligados a cumplirlas en aras de mantener un clima de paz y sana convivencia del cual no debe privarnos extranjero malintencionado alguno; a saber:

ley

 

ley 2

Finalizo señalando que el programa Crisol de Razas debe ser eliminado, y que Panamá debe legislar seriamente sobre materia migratoria para evitar que delincuentes, narcos, sicarios, y otros extranjeros con malas intenciones, inunden nuestras calles como está sucediendo actualmente por tener las puertas abiertas de par en par sin restricciones algunas. Que traten quienes acusan a los panameños de xenófobos por exigir orden, control, y respeto, de tramitar residencia en USA o Europa para ver si es tan fácil lograrlo como lo es en Panamá, y no veo que alguien haya tratado de acusar a los territorios en mención de xenofóbicos por tener leyes migratorias serias y fuertes para controlar quiénes entran o no en sus fronteras.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Panamá se respeta.

Leer: No más Crisol de Razas. 

Acerca de la coalición contra ISIS

febrero 24, 2015 1 comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

ISIS

La sensación de improvisación, despropósito, y yerro en cuanto a política exterior se refiere que experimentamos durante la administración Martinelli, en la cual dejamos de ser un país neutral para tomar un papel beligerante en temas tan candentes como son el conflicto palestino-israelí, y el conflicto entre Japón y China por el control de las islas Senkaku (japonés) o Diaoyu (chino), por mencionar 2 de los muchos descalabros internacionales del pasado gobierno, lejos de terminarse, parece ser el norte de la nueva política exterior panameña, comoquiera que el nuevo gobierno en turno decidió que Panamá participe como parte beligerante en la coalición internacional contra el grupo terrorista ISIS.

¿Cómo puedo expresar lo que verdaderamente opino sobre tamaña decisión sin herir susceptibilidades? La verdad no lo sé, pero hagamos el intento.

En primera instancia quiero recalcar que, respeto mucho al Presidente Juan Carlos Varela y a la Vicepresidenta y Canciller, Isabel de Saint Malo de Alvarado, quienes seguramente tendrán sus razones de peso desde sus puntos de vista para involucrarnos a todos los panameños en un conflicto en el que no sumamos ni restamos nada determinante por ser el nuestro un país pequeño, con recursos limitados, y sin ejercito que nada tiene que hacer en tamaño conflicto allende nuestras fronteras.

Sin embargo, como un ciudadano común y corriente que no manejo todos los pormenores y a quien no me satisface la “explicación” de que nuestra participación en la coalición contra ISIS consiste en evitar que dicho grupo use el “sólido” sistema bancario panameño para financiarse, lo cual se supone que llevamos años haciéndolo sin declararle la guerra a grupo terrorista alguno y esgrimirlo ahora como argumento a estas altura suena a una confesión de que no estábamos cumpliendo dicho cometido, léase, de que éramos hasta antes de integrarnos a la coalición una suerte de plataforma para el flujo financiero del terrorismo mundial, opino que, no existe justificación creíble, ni beneficio alguno, en inmiscuirnos en tamaño problema, pero si muchos riesgos por involucrarnos en un conflicto que no nos compete.

Sí, yo sé que algunos argumentarán que el terrorismo no conoce de fronteras, que tarde o temprano nos alcanzará si no participamos en su erradicación (no podemos ni siquiera con las pandillas locales, crimen organizado y común, y mucho menos con ISIS), que debemos ser solidarios con otros pueblos que sufren al grupo ISIS, y mil argumentos sin fuerza por el estilo. Empero, lo cierto es que, podemos mostrar solidaridad con los pueblos del cercano oriente, sin necesidad de tomar parte beligerante de una coalición militar que implica compromisos y riesgos de gran escala.

En fin, considero que, Panamá no debió inmiscuirse en la coalición contra el grupo ISIS, que esa decisión desatinada nos pone en el radar de un grupo terrorista de gran alcance cuyos miembros son invisibles (cualquiera puede ser un yihadista de ISIS) y se mueven con facilidad por el mundo entero sin ser detectados, lo que les facilita su capacidad de atentar contra sus objetivos, que somos un país pequeño con muchos problemas internos por solucionar, que ni siquiera podemos jactarnos de haber superado la inseguridad que sufrimos la cual continua in crescendo, que somos vulnerables por nuestra posición geográfica de país de tránsito y por ser sede del canal, que nuestra vocación es ser un país de paz y neutral, y que este conflicto nos queda demasiado grande y por ende nos pone en riesgo a todos los que habitamos en este país.

Razón por la cual, considero que, si participar en esta coalición no nos brinda beneficio alguno, si no sumamos ni restamos nada relevante al tomar parte beligerante en este conflicto, el verdadero motivo de nuestra participación en el mismo obedece a un mandato de USA, país del que somos una suerte de protectorado y dirige nuestra política internacional -por no decir todo nuestro quehacer nacional- con la finalidad de incentivar a otros países de LATAM a participar también en esta loca aventura bélica.

A propósito, hay muchas versiones de que este tema de ISIS es un teatro montado por USA a quien señalan de haber creado, armado, y financiado a dicho monstruo (ISIS), con el fin de encender el cercano oriente e invadir Siria usando a ISIS de coartada. No me consta que así sea, ni tampoco lo descarto dado el historial manchado de USA en estos menesteres, sin embargo, reitero, Panamá no tiene nada que hacer en esa clase de líos que pueden ocasionar el martirio de panameños que viajen a otros países y ni Dios lo permita sean raptados por estos fanáticos, o provocar atentados -Dios no lo quiera- en nuestro propio suelo patrio, y de ser así, quiero saber quién se hará responsable de los daños suscitados a inocentes.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Constituyente Soberana Ya.

El rezago de la Universidad de Panamá

febrero 23, 2015 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

UNIVERSIDAD_PANAM

Según el ranking de universidades latinoamericanas 2014 realizado por QS, la Universidad de Panamá ocupa la posición 116 entre 121 universidades de la región, lo cual es un indicio de que algo no funciona con la principal casa de estudios superiores del país. Siendo ello así, no sorprende el déficit de recurso humano altamente calificado que requiere el mercado laboral panameño, demanda esta que, es suplida por profesionales y técnicos extranjeros que por estar mucho mejor preparados que los panameños, ocupan los puestos mal altos y mejor remunerados.

Panamá en virtud de su posición geográfica, liderazgo sostenido en crecimiento económico regional, y al boom que experimenta el país en muchos rubros, se ha vuelto un imán de inversiones y sede para LATAM de importantes empresas transnacionales. Razón por la cual, no podemos darnos el lujo de que la Universidad de Panamá, sea manejada con pobres estándares de calidad educativa, ajena a las tendencias mundiales en lo que respecta a investigación científica, tecnología de punta, dominio del idioma inglés, etcétera.

Dicho lo cual, es preciso que la Universidad de Panamá, así como la mayoría de instituciones públicas, sintonicen la frecuencia de desarrollo que está experimentando el país en muchos sectores, de la cual están marginados comoquiera que, los resultados hablan por sí solos, y según los mismos, no somos competitivos a nivel regional y mucho menos mundial, en materia de educación superior.

Así las cosas, la gestión del actual rector de la Universidad de Panamá, a saber, Gustavo García de Paredes, la cual abarca según entiendo cinco períodos consecutivos y va para la elección de un sexto, extendiéndose desde 1994 hasta la fecha, debe ser evaluada y auditada a nivel de un tema de Estado de alta prioridad, con la finalidad de medir los resultados, la transparencia en el manejo de los fondos por los cuales es obligación rendir cuentas, y realizar los ajustes que un tema tan estratégico como es la educación superior, requiere.

En lo que a mí concierne, considero que no es sano que una misma administración se perpetúe en el manejo de la Universidad Nacional, y menos cuando los resultados no son muy halagadores que digamos. La educación superior es un tema clave y estratégico para el desarrollo y la economía nacional, ergo, debe abordarse con la seriedad que precisa tamaño tema de Estado.

De manera que, nadie está por encima de los intereses de miles de estudiantes (mucho menos un solo individuo), ni del bienestar de la patria que requiere de una universidad moderna y en capacidad de satisfacer una demanda de profesionales y técnicos de alto nivel educativo y cónsona con la realidad que vive Panamá.

Basta de feudos y politiquería en un tema tan crucial como es la educación superior; basta de rectores sempiternos huérfanos de logros que respalden su larga gestión; basta de seguir estancados a nivel regional y mundial en materia universitaria. Es hora de exigir nuevas autoridades educativas, transparencia, rendición de cuentas, y resultados óptimos que nos posicionen en los primeros lugares no solo a nivel regional, pero también mundial toda vez que, la economía panameña que continua in crescendo así lo precisa.

Con la educación de nuestra juventud no se juega. De modo que, si las autoridades no hacen algo drástico para solucionar con carácter de urgencia el desastre y fracaso de la Universidad de Panamá, quedará en evidencia a la faz del país una agenda perversa para mantener a nuestra población presa de la ignorancia, y así seguir con el nefasto sistema de manipulación y clientelismo político.

En fin, así como nos gusta presumir de los rankings que lideramos en materia económica, procedo a postear el ranking latinoamericano de universidades realizado por QS, con el propósito de que despertemos, nos de vergüenza, y exijamos a las autoridades tomar cartas en el asunto para rescatar a la Universidad de Panamá de la ignominia, el rezago, la politiquería y la mediocridad.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Constituyente Soberana Ya.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Panamá: La República Feudal

febrero 13, 2015 2 comentarios

Por: Erick Simpson Aguilera

feudalismo

Panamá es en teoría una república democrática. Sin embargo, me veo en la necesidad de darles a quienes viven en la ilusión creyendo que somos una república democrática, una buena dosis de realidad, toda vez que, en la práctica tenemos más en común con los feudos o señoríos de la Edad Media que con una república democrática como esta es definida; a saber:

“República: es un sistema organizativo del Estado donde el ejercicio del gobierno recae sobre una o varias personas, elegidas mediante voto popular o parlamentario, por periodos de tiempo limitados, para representar los intereses de los ciudadanos (el pueblo tiene la soberanía y facultad para el ejercicio del poder, aunque sea delegado por el pueblo soberano en gobernantes que elige de un modo u otro). La palabra proviene del latín res publica, que significa ‘la cosa pública’, ‘lo que es común’.

Son elementos comunes que participan del contenido de la definición tradicional que la cultura occidental ha elaborado del concepto “República”:

  1. La periodicidad en los cargos.
  2. La publicidad de los actos de gobierno: no es posible el secreto de Estado.
  3. La responsabilidad de políticos y funcionarios públicos.
  4. La separación y control entre los poderes.
  5. La soberanía de la ley.
  6. El ejercicio de la ciudadanía, quien pone y depone.
  7. La práctica del respeto, y no la intolerancia con las ideas opuestas.
  8. La igualdad ante la ley.
  9. La idoneidad como condición de acceso a los cargos públicos.

Democracia: Es una forma de gobierno del Estado donde el poder es ejercido por el pueblo, mediante mecanismos legítimos de participación (directa e indirectamente) en la toma de decisiones políticas. El origen etimológico de la palabra democracia se encuentra en el griego δημοκρατία (democratía), y se compone de los términos δῆμος (démos), que puede traducirse como pueblo, y κράτος (krátos), que significa poder”.

Resulta obvio por las definiciones citadas que, Panamá lo único que tiene de república democrática es “el derecho al voto” (desnaturalizado por el clientelismo político, donantes privados secretos, partidocracia, oferta electoral pobre, publicidad excesiva y desigual, etc.), toda vez que, en Panamá el pueblo no es el soberano que pone y depone a sus empleados (si quienes supuestamente nos representan en los cargos públicos cometen abusos de autoridad, son corruptos, o no responden a las expectativas e intereses del pueblo al que se deben, no hay manera de deponerlos mediante un referendo revocatorio), la separación de poderes es un mito y reina el presidencialismo extremo, la igualdad ante la ley es un chiste de mal gusto como quiera que, la “justicia” es benévola, cariñosa, y cómplice con los acaudalado$ y conectados políticamente los cuales gozan de impunidad, mientras es abusiva, implacable, y de lo más arbitraria con los que menos tienen que son las grandes mayorías, etcétera.

Así las cosas, calificamos más como una república bananera, un feudo, un señorío, o una finca privada, que como una república democrática donde impera la ley, la igualdad y la búsqueda del bien común. Dicho sea de paso, sería bueno auditar el Registro Público para conocer quiénes son los dueños (señores feudales) del territorio nacional, y cómo se hicieron con esas propiedades (fincas). Por razones de espacio, no definiré feudo ni señorío, pero invito a los estimados lectores a investigar dichos conceptos para que vean los muchos paralelismos que tienen con nuestra anacrónica organización política panameña heredada -aunque lo neguemos- de la colonia española.

En consecuencia de ello, los vicios propios de este sistema de “gobierno” -por no decir de desgobierno- caótico, saltan a la vista, a saber: corrupción, negociados, enriquecimiento ilícito, clientelismo político, uso ilegitimo de los bienes del Estado, nepotismo, amiguismo, favoritismo, partidocracia, populismo, mediocridad, ley del esfuerzo mínimo en detrimento del merito, lo cual se refleja en el nombramiento de mediocres y corruptos en muchos de los cargos públicos, carencia de visión de Estado, politiquería, improvisación, ausencia de identidad nacional, cero proyecto país, y demás hierbas aromáticas de las que proliferan en Panamá y nos mantienen estancados.

Dicho esto, resulta claro que, semejante sistema de gobierno propio del oscurantismo del Medioevo, caducó, colapsó, y se agotó, como quedó demostrado en el último quinquenio del gobierno CD, el cual potenció todas las malas artes de la política panameña, sumiendo al país en una crisis de valores morales, económica (deuda pública exorbitante, lesiones patrimoniales que asustan, etc.), política, e institucional, de la cual aun no nos recuperamos aunque a algunos les gusta vivir en la ilusión y el autoengaño y alegan que podemos seguir con el mismo sistema político corrupto y feudal, si le ponemos curitas a la herida de muerte mediante unas reformas cosméticas a la Constitución de la dictadura militar que sigue vigente.

En fin, Panamá no se puede dar el lujo en pleno siglo 21 de ser el feudo de ningún grupo político, económico, ni social. Si queremos alcanzar un desarrollo humano, económico, tecnológico, etcétera (integral), es preciso que construyamos una república verdaderamente democrática y justa, donde imperen la igualdad y el bien común.

Basta de esa visión anacrónica de la cosa pública cual si esta fuera un botín político a repartirse entre un grupo minúsculo de privilegiados en detrimento de las grandes mayorías que siguen al margen del bienestar; basta de mantener a nuestra juventud en la ignorancia por un sistema educativo mediocre y por una Universidad Nacional que se ha constituido en el feudo de un rector sempiterno, mientras muchos de los egresados ni siquiera saben expresarse correctamente en su lengua materna (castellano), ni están en capacidad de competir en el mercado laboral con egresados de universidades de otros países, toda vez que, no son bilingües, no dominan la tecnología de punta, no investigan, ni les enseñan a pensar; basta de permitir que nuestros derechos ciudadanos sean secuestrados, pisoteados y vulnerados por un grupo de politiqueros corruptos y mediocres que monopolizan el poder. Llegó la hora de que los ciudadanos panameños despertemos, nos empoderemos y logremos una nueva Constitución que refunde la patria.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

“Constituyente soberana ya”.

Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS

No al impuesto al combustible

febrero 5, 2015 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

combustible

El plan de gobierno de la alianza “El Pueblo Primero”, la cual se alzó con el triunfo y hoy gobierna el país, en el eje denominado “Política fiscal sostenible con equidad “, señala lo siguiente:

3.2.3 Poner fin a la política de sobrecargar a la clase media con impuestos excesivos. Nos comprometemos a no aumentar las tasas ni a crear nuevos impuestos y a simplificar el sistema de pago de impuestos de manera que deje de ser una experiencia negativa para a los contribuyentes.

Siendo ello así, no entiendo la iniciativa de aumentar 20 cts. por galón el impuesto al combustible para costear el aumento a los jubilados y pensionados de la Caja de Seguro Social, cuyo proyecto fue aprobado el martes por el Consejo de Gabinete y presentado hoy a la Asamblea Nacional por el ministro encargado de Salud, Miguel Mayo.

Si bien es cierto, nadie discute que se les aumenten las pensiones a los jubilados que a duras penas sobreviven con un costo de la vida por las nubes y que continua in crescendo, también es cierto que, el mecanismo de financiamiento escogido fue el más desatinado por no decir descabellado, que se le pudo ocurrir al gobierno, comoquiera que, golpear a la clase media con más impuestos cuando estamos asistiendo un día sí y otro también al saqueo más grande que ha sufrido la patria, el cual se dice que alcanza los miles de millones de dólares, le pasará una factura muy alta al actual gobierno por no haber resuelto todavía el atraco causado a nuestros impuestos y exigirnos sin embargo, más sacrificios fiscales.

Definitivamente que, el sentido de la oportunidad de los asesores económicos del gobierno está atrofiado. Pareciera que no saben leer los tiempos políticos, ni la coyuntura social efervescente que estamos viviendo. El país está convulsionado e indignado por la mega corrupción que hemos sufrido y no es el momento de meterle las manos en sus bolsillos para nada, por muy noble que sea la causa. A ese ritmo, el desgaste del presidente Varela romperá record al acabar con su popularidad y apoyo ciudadano en menos de un año, provocando marchas y protestas masivas en su contra.

Por otro lado, eso de argumentar que, porque la gasolina bajó de precio los panameños tenemos que ser solidarios y financiar los aumentos a jubilados, es una bofetada a los ciudadanos, y suena a que no tenemos derecho a un respiro y tan pronto tengamos un alivio económico, el gobierno nos lo quitará y nos asfixiará con más impuestos.

Además, el otro argumento de que la tendencia del costo del combustible seguirá a la baja por muchos años, es un alegato risible, infantil e iluso, toda vez que, el precio del combustible es volátil y así como baja se dispara por cualquier atentado o evento fortuito que impacte el mercado. De hecho, cuando el costo del barril de petróleo se disparó por las nubes, muchos economistas “expertos” aseguraron que nunca más volvería  a costar menos de $ 100 dólares el barril, y veamos ahora su precio. Ergo, no podemos basarnos en pronósticos de economistas adivinos, ni de pitoniso alguno.

Esta medida improvisada, populista, y demagógica (que demagógico resulta hacer ver al pueblo como el que no quiere el aumento a los jubilados), asusta, toda vez que, lo lleva a uno a preguntarse ¿en manos de qué improvisados está la economía nacional?

Es cierto que, las finanzas publicas sufrieron por la danza de millones y endeudamiento temerario de la pasada administración, y ahora se siente la presión por generar ingresos para hacerle frente a compromisos sociales, proyectos, y pago de deuda, pero, se precisa de mente fría, medir bien, creatividad, profesionalismo, y visión de estadista; no recurrir al camino fácil cediendo a la tentación de castigar a la clase media, aumentándole impuestos antojadizos sin calcular sus efectos nocivos en la economía nacional y calidad de vida de los panameños.

En fin, no estoy de acuerdo con esta iniciativa tan improvisada y antojadiza cuyos efectos nocivos no se han medido bien. Existen miles de fuentes de financiamiento posibles para aumentar a los jubilados, a saber: impuestos al consumo de licor, cigarrillo, casinos, hipódromo, etcétera. También podemos bajar los salarios a los diputados, ministros, directores de entidades autónomas, jefes de departamento, asesores, botellas y demás ; eliminar partidas, reducir dietas, viáticos, alquileres de autos, y demás gastos superfluos que abundan en el Estado; recuperar los miles de millones de dólares saqueados del erario público, etcétera. Si hablan de solidaridad, que comiencen ellos por dar el ejemplo, renunciando a la vida de reyes y despilfarros financiados con nuestros impuestos.

Este pueblo ya no aguanta más abusos, y si tenemos que salir a las calles para alzar nuestras voces y gritar: No al impuesto al combustible, lo haremos.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

“Constituyente soberana ya”.

El derecho humano al agua

febrero 4, 2015 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

Ocho-consejos-para-ahorrar-agua-portada

Muy buen día, estimados lectores.

Debido al interés del gobierno de cambiar la estructura del Idaan de una Institución estatal como es actualmente a una S.A estilo ETESA S.A, que para los efectos, al menos para su servidor, constituye una privatización disfrazada, resulta oportuno analizar el tema en cuestión, con el propósito de evitar que un derecho humano fundamental como lo es el agua potable, se convierta en una mercancía de especuladores que cual mercaderes pretenden lucrar con un servicio público esencial e indispensable cuya satisfacción es responsabilidad del Estado.

Sobre dicho particular, las Naciones Unidas, señala lo siguiente:

El 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. La Resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, a propiciar la capacitación y la transferencia de tecnología para ayudar a los países, en particular a los países en vías de desarrollo, a proporcionar un suministro de agua potable y saneamiento saludable, limpio, accesible y asequible para todos.”

agua2

De manera que, el acceso al agua potable a precios asequibles para toda la población, es un derecho humano consagrado mundialmente, el cual al privatizarlo es violado toda vez que, al cambiarse el enfoque social por el de lucro, quienes no puedan pagar los nuevos precios con márgenes de ganancia más amplios, se verán privados del sagrado recurso (agua) lo cual constituye un atentado contra las vidas de la población más vulnerable.

Si, ya sé que, quienes defienden esta iniciativa de transformar al IDAAN en una S.A. alegan que no es una privatización y que esta es la única forma de librar a la institución en mención de la debacle financiera y costear las inversiones necesarias. Sin embargo, en lo que a mí concierne, dicho modelo sí es una privatización y pone en peligro el acceso al agua de los más vulnerables quienes hoy por hoy, tampoco es que gocen del servicio las 24 horas, ni que la cobertura a nivel nacional sea de gran alcance, pero, sufrirán mucho más aún si se privatiza el servicio disparándose los precios.

Agua-como-derecho-humanoEs oportuno mencionar que, el agua potable es un recurso clave y escaso en el mundo, el cual es anhelado con ansias por especuladores que quieren hacerse con todas las fuentes y suministros de agua del planeta, y Panamá es uno de los países con mayor recurso hídrico del orbe por lo que somos objeto de la codicia de muchos especuladores nacionales y allende nuestras fronteras.

aguapotableDe acuerdo al inventario de recursos hídricos, Panamá es uno de los países con mayor potencial hídrico del mundo, a saber: 500 ríos, de los cuales, 350 están en la vertiente del Atlántico y 150 en el Pacífico. Según Global Water Partnership “Panamá es uno de los países del mundo con mayor recurso hídrico, con más de 50.000 m3 per cápita, del cual  se utiliza para diferentes usos menos de un 1,1%”. Según el informe presentado por el Comité Técnico Asesor para Centroamérica de la Asociación Mundial del Agua (CATHALAC) titulado “Situación de los recursos hídricos en los países del istmo centroamericano“, “Panamá es una de las naciones más ricas en recursos hídricos del mundo con unos 52.437 metros cúbicos per cápita”.

A propósito, sólo el 0,08% de toda el agua del planeta es apta para consumo humano:

water_infographics_06-518x1024

En fin, reconozco que la actual administración heredó una institución que agoniza (el IDAAN) debido al abandono premeditado de pasados gobiernos (para destruirla y justificar la privatización), cuya falta de recursos, tecnologías, infraestructura, etcétera, sumado a una cartera morosa impagable, la hacen un proyecto destinado al fracaso, insostenible e inviable. Sin embargo, considero que la privatización no es la solución, y que precisamos de mayor creatividad para evitar caer en el camino fácil de traspasarle la responsabilidad social a terceros cuyo norte riñe con el servicio público de carácter social por basarse en el lucro y ganancias desmedidas.

Sí, yo sé que, el reto es grande y nada fácil, pero, de eso se trata la administración pública, de ser estadistas con capacidad de solucionar los grandes problemas que afronta la nación. Es hora de demostrar capacidad, creatividad y resultados. Que lastima y pesar causa saber que con los miles de millones de dólares lesionados al patrimonio estatal, este y muchos problemas más, hubieran sido resueltos. Ahora toca recuperar esos fondos atracados para destinarlos al IDAAN y otros proyectos sociales.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

“Constituyente soberana ya”.

Jaque mate a la impunidad

enero 30, 2015 Deja un comentario

Por: Erick Simpson Aguilera

18

La marcha “por la justicia, la dignidad y contra la impunidad y cárcel para los corruptos”, les mandó un mensaje contundente a los mercaderes que ven al Estado como un botín a ser saqueado cada cinco años sin mayores consecuencias como había sido la usanza hasta ahora. El pueblo panameño dijo basta a la corrupción e impunidad que han rebasado todos los límites hasta asquear a una nación que exige justicia y cárcel para los corruptos.

La debacle y la podredumbre de la pasada administración ya eran del dominio público pero ahora se confirma por las cuentas millonarias incautadas hasta ahora (quizás sean apenas la punta del iceberg), testimonios de implicados, confesión del modus operandi, y demás hallazgos detectados por las autoridades un día sí y otro también que, la lesión patrimonial causada al Estado es de una magnitud espeluznante y sin parangón en la historia patria.

Así las cosas, los ciudadanos han decidido abandonar su zona de confort y dejar de ser convidados de piedra para ejercer su ciudadanía de manera activa y vigilante, exigiendo en las calles que se investigue todo lo actuado “caiga quien caiga”, y que se recupere el patrimonio estatal que se compruebe haber sido lesionado.

De manera que, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y demás autoridades judiciales, afrontan el reto de sus vidas toda vez que, los casos que deberán dilucidar serán analizados vigilantemente y con lupa por todo un país, léase, desde el más humilde trabajador hasta el más acaudalo empresario, comoquiera que, es un país entero el que clama por justicia y contra la impunidad.

Hasta ahora la CSJ ha seguido los pasos necesarios en apego a la ley. No obstante, entiendan señores magistrados que, dada la poca credibilidad de la que gozan, la cual se han ganado a pulso, y hasta en el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial es puesta de relieve la falta de independencia judicial como el lastre que más competitividad nos resta como nación, los panameños tenemos serias dudas sobre su accionar y seguiremos vigilando su proceder de cerca y exigiendo un referendo que los remueva de sus cargos como poder soberano que somos, si las expectativas y hambre de justicia de Panamá se ven frustradas por una justicia torcida.

Es preciso aclarar que, no estamos amenazando a los magistrados, sino más bien, llevando a la práctica el artículo 2 de la Constitución que señala lo siguiente:

Artículo 2.- El Poder Público sólo emana del pueblo. Lo ejerce el Estado conforme está Constitución lo establece, por medio de los Órganos Legislativos, Ejecutivos y Judicial, los cuales actúan limitada y separadamente, pero en armónica colaboración.

De modo que, el poder público es del pueblo, ergo somos sus jefes y si el sistema de justicia no funciona, tenemos todo el derecho a prescindir de sus servicios como empleados nuestros que son, y contratar a otros que cumplan con sus funciones adecuada y satisfactoriamente.

En cuanto al proceso per se, tampoco estamos sugiriendo que los magistrados deban linchar judicialmente a nadie para contentar a la nación que exige justicia, más bien estamos demandando que se lleven a cabo los procesos en estricto derecho y apego a las leyes, respetando claro está, la presunción de inocencia de los señalados, pero condenándolos sin titubear si existen las pruebas fehacientes que demuestren su culpabilidad. Ni más, ni menos.

En fin, termino felicitando a todos los panameños que participaron de la marcha y exhortando a los que no asistieron a que participen de las próximas movilizaciones, de manera que comiencen a ejercer sus derechos ciudadanos como un calentamiento previo al proceso constituyente soberano e incluyente que cual onda expansiva tomará fuerza de frontera a frontera hasta que levantemos a nuestro país de la ruina moral, económica y política en que nos han sumido no solo el anterior gobierno que fue el más nefasto y dañino de la historia patria, pero no el inventor de los vicios que padecemos, ni posee el patrimonio de la corrupción, comoquiera que este mal viene de arrastre y precisa ser erradicado o reducido a su mínima expresión -para ser más realista- dándonos los panameños otra oportunidad de hacer las cosas bien mediante un proceso constituyente que adecente la cosa pública y enrumbe a la nación por derroteros de desarrollo, justicia y paz.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

A continuación, fotos de la marcha de ayer:

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

18

19

20

21

22

23

1

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 157 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: