Inicio > ENTRADAS ANTIGUAS > Análisis de la situación política panameña

Análisis de la situación política panameña


Por: Erick Simpson Aguilera

“Ningún gobierno puede estar seguro largo tiempo sin una formidable oposición”. Disraeli

Con el propósito que entendamos el terreno que estamos pisando, dimensionar los efectos de las acciones de gobierno y calcular los correctivos que como ciudadanos nos toca aportar para garantizar la salud de la democracia panameña y la sana convivencia en nuestro país, les presento el siguiente análisis político.

Es necesario aclarar que el presente, es un análisis abarcador, profundo y exhaustivo de la crisis política panameña, no una nota editorial corta, de modo que, precisa de una lectura integral para lograr la panorámica completa del escenario político que el mismo pretende esclarecer, y así tomar en consideración las recomendaciones finales que sugerimos.

Dicho lo cual, procedo con el prometido estudio, utilizando el siguiente formato que nos ayudará a realizar un análisis coherente y ordenado del tema que nos ocupa:

I- Condición actual del escenario político panameño:

La condición actual de la política panameña, podemos definirla como convulsa y caótica, toda vez que, el gobierno de turno ha optado por la utilización de malas artes y ha potenciado los vicios heredados de administraciones previas, no obstante haber vendido una falsa promesa de cambio, como bandera de su campaña electoral.

A continuación, la cruda situación de la politica panameña en la actualidad:

  • Clientelismo político: El gobierno del “cambio”, al igual que sus predecesores, ha realizado despidos masivos de funcionarios públicos, repartición con criterio politiquero (no técnico) de cargos y posiciones en consulados, embajadas, ministerios, e instituciones, así como el otorgamiento de contratos directos, licitaciones amañadas y concesiones cuestionables, a favor de los inversores de campaña.
  • Populismo: Los programas sociales de gobierno, más que resolver los problemas de la ciudadanía, tienen como primer objetivo, constituirse en cuñas publicitarias populistas con un claro fin político electoral a favor del gobierno. Dichas cuñas son promovidas por personajes que dejan mucho que desear como el “superhéroe” tercermundista Jumbo Man que usa los colores del partido CD, y el Ministro Guillermo Ferrufino, quien saca ventaja política de un programa que no tiene partidas para los subsidios prometidos, pero si para publicidad electorera, hecho que demuestra mi tesis de que, la propaganda política es lo primero y el verdadero fin de los populistas paliativos sociales que ofrece el gobierno.
  • Nepotismo: Nombramientos de familiares en puestos gubernamentales claves y de gran remuneración, porque dichos familiares son los “mejores” panameños y gente de “linaje”, según la Ministra de Trabajo Alma Cortes.
  • Corrupción: Numerosos y escandalosos casos de corrupción sin investigar, los cuales son archivados por las autoridades competentes sin deslindar responsabilidades.
  • Falta de transparencia y rendición de cuentas: La Asamblea Nacional se niega a citar para que rindan cuentas, a los funcionarios involucrados en casos dolosos.
  • Politiquería Extrema: Adelanto de los tiempos políticos a 2.5 años de la campaña electoral, lo cual bate los records de politiquería de gobiernos anteriores.
  • Negociados: Sobreprecios en la compra de corredores obsoletos (necesitan inversión extra para ser ampliados y modernizados), cuyos precios de adquisición superan con creces los costos necesarios para construir corredores nuevos, y repartición a través de la ANATI, de tierras costeras e islas de gran valor, que son patrimonio de la nación y por ende de todos los panameños, y sin embargo, son regaladas a los miembros del gobierno y sus allegados, que se sienten dueños de Panamá (es necesario realizar una auditoría ciudadana de todos los titulos de propiedad otorgados en la actual administración).
  • Transfuguismo: Compraventa de funcionarios que no tienen la cabeza bien amueblada, que carecen de criterio, y principios, los cuales sin dignidad alguna, se venden al Partido CD, cual si de ganado se tratara; llevando el transfuguismo político a niveles nunca antes vistos. Para acto seguido, ser premiados por un gobierno corrupto que comete un delito electoral, al cambiar membresías para su colectivo político, por  partidas del PAN, más sumas millonarias en efectivo (según manifestó el  Dr. Francisco Sánchez Cárdenas en televisión), situación que además de constituir una burla a la voluntad popular expresada en las urnas por medio del voto en las elecciones de 2009, altera y desbalancea las fuerzas de oposición y gobierno. Además, hay que resaltar que, algunos tránsfugas que tienen casos pendientes con la justicia, son exonerados tan pronto se inscriben en el Partido CD, lo cual demuestra el dominio que ejerce el órgano ejecutivo sobre el judicial.
  • Compra de partidos políticos: Existe tal crisis de valores en la política panameña que, parece que todo está a la venta, que todo tiene un precio, incluidos los partidos políticos, algunos de los cuales, están siendo fusionados y absorbidos por el apetito voraz del Partido Cambio Democrático, el cual pretende desaparecer a los partidos políticos contrarios, y constituirse como partido único o en su defecto, como partido dominante, logrando así afianzar su proyecto dictatorial de perpetuación en el poder.
  • Concentración de poderes: La Asamblea Nacional, el Órgano Judicial, el Ministerio Publico, la Contraloría, y la Fiscalía Electoral, están sometidos bajo el dominio del  Poder Ejecutivo, lo cual consituye un atentado contra la separación de poderes, que echa por tierra el sistema de pesos y contrapesos; situación que se traduce en el establecimiento de una dictadura civil en Panamá.
  • Descalificación y ataques sistemáticos a todos los sectores del país:  Según el gobierno de turno, la sociedad civil debe ser ignorada porque pretenden cogobernar, la empresa privada es la culpable y generadora de la corrupción gubernamental (palabras textuales del Presidente Martinelli), los gremios y sindicatos (médicos y educadores) son culpables de la caótica situación en salud y educación, los partidos de oposición son tradicionales y deben desaparecer, los medios de comunicación son amarillistas, alarmistas,  y de pacotilla (palabras textuales del Presidente Ricardo Martinelli), los indígenas de Bocas del Toro que protestaban contra la ley chorizo, según los Ministros José Raúl Mulino y Alma Cortes, son indios delincuentes y borrachos; palabras discriminadoras y provocadoras que desataron protestas que fueron reprimidas con tal fuerza que resultó en la pérdida de vidas humanas, ciegos y tuertos.
  • Establecimiento de un régimen policiaco: La crisis de inseguridad que sufre Panamá, el gobierno de turno como quien apaga un incendio con gasolina, tuvo la “brillante” idea de resolverla blindando a la policía con una patente de corso o licencia para abusar, que lejos de resolver el problema, lo ha incrementado, como quiera que, con la nueva ley de la policía, ahora los ciudadanos,  además de cuidarnos de los maleantes, también tenemos que cuidarnos  de los policías. Sí, ya sé que suena exagerado e injusto culpar a toda una institución por la conducta inapropiada de algunas unidades abusadoras, pero, si esas unidades no son separadas y juzgadas por sus delitos contra los ciudadanos, sino más bien protegidas por el superior de la institución que siempre sale en defensa de los infractores viciando de antemano la investigación que debiera ser imparcial y objetiva, que más nos queda a los ciudadanos qué, andar alertas y no fiarnos de la policía nacional.

En resumen, la condición política panameña en la actualidad es, la de un gobierno que prometió cambiar la forma de gobernar, y erradicar los vicios de administraciones previas, pero, en lugar de cumplir con lo prometido, ha aumentado las malas artes hasta duplicarlas, con el agravante que, a diferencia de los gobiernos previos, el actual, es de carácter autoritario y dictatorial.

II- Causas de la situación política panameña:

Para encontrar la génesis de la condición caótica de la política panameña, es necesario  remontarnos a épocas lejanas, léase, la conquista española, la colonia, independencia de España, unión a la Gran Colombia, guerra de los mil días, separación de Colombia, ocupación y presencia norteamericana, periodo pre dictadura militar, dictadura militar, invasión norteamericana, periodo “democrático” post dictadura militar, y salida de las tropas yankees, no obstante, solo haremos referencia a la época “democrática”.

Dicho lo cual, señalo que, la situación convulsa que sufre el escenario político nacional, obedece en mi opinión, al hecho que, desde el gobierno de Guillermo Endara hasta la actualidad, ninguno de los gobiernos supuestamente democráticos, ha tenido la voluntad de construir un nuevo, justo, equitativo, y moderno país con una constitución no parchada, sino nueva, democrática, moderna, y a la medida de los tiempos actuales, en virtud que, las falencias y debilidades de la constitución y leyes heredadas de la dictadura militar, favorecen las condiciones necesarias para abusar y servirse del poder y la cosa pública, beneficiando a los grupos económicos y políticos dominantes, en detrimento de las grandes mayorías que siguen excluidas del desarrollo nacional, mientras un grupo elitista saquea el país y abusa de los poderes otorgados por reglas del juego viciadas y obsoletas como las hoy vigentes, las cuales se caracterizan por un exacerbado presidencialismo.

III- Criterios de cómo debiera ser la política panameña:

Cualquier país que se diga moderno y desarrollado, debe contar con una constitución justa y democrática que garantice los derechos y deberes de todos los ciudadanos, balancee los poderes, para evitar un dominio exagerado del poder ejecutivo sobre el resto de los poderes del estado (como sucede con el presidencialismo extremo de Panamá, cuyo presidente es casi un emperador), penalice a los dictadores e infractores de la carta magna (hoy en día el Presidente y los diputados, pisotean la constitución cada vez que les viene en gana al promover leyes inconstitucionales), que establezca un método apropiado en la escogencia de los magistrados (que no dependa exclusivamente del presidente y la asamblea) y diputados (elecciones intermedias a mitad del periodo de gobierno presidencial), en fin, una constitución con las reglas del juego bien definidas, y con un sistema de pesos y contrapesos que funcione, con la finalidad que podamos vivir civilizadamente y establecer un marco legal propicio para el desarrollo nacional.

La parchada y maltrecha constitución vigente, que el gobierno de turno persigue deformar más de lo que esta, agregándole temas como los subsidios populistas de 100 a los 70 y las becas universales (que visión de país más paupérrima y tercermundista la del gobierno, al pretender elevar la existencia de la miseria a titulo constitucional, en lugar de erradicarla), y materias electorales que sirven a los propósitos del gobierno actual por perpetuarse en el poder, como son la segunda vuelta y la reelección inmediata, no son el camino a seguir, y Panamá con semejante constitución tan atrasada, bananera, dictatorial, y antidemocrática, nunca será una nación desarrollada primermundista, sino un estado fallido tipo México, como vaticinó la Revista The Economist.

IV- Efectos de la situación política panameña:

Como consecuencia de la deliberada y malintencionada decisión de los partidos políticos que ostentaron el poder en la era post dictadura, léase, Panameñista, MOLIRENA, PRD, Popular, y Cambio Democrático, de aprovecharse de una constitución maltrecha surgida de las entrañas de la dictadura militar, para politiqueramente repartirse el país cada cinco años, nuestra joven “democracia” ha experimentado una pronunciada involución , es decir que, hemos tenido un retroceso muy serio como país, que amenaza con sumir a la nación en la ingobernabilidad y el caos (así comenzaron México, Colombia, Centroamérica, Venezuela, etc.), como quiera que, a 20 años de habernos librado de la dictadura militar, nos encontramos a los umbrales de una dictadura civil. “Vamos bien”, a eso le llamo yo, “visión” de país, y “amor” a la patria, a desgraciar la gran oportunidad que tenemos de construir un mejor, justo, equitativo, y desarrollado país.

Sí, ya sé que los defensores del gobierno actual, esgrimirán sus trillados y baratos argumentos de que, el país tiene buenos indicadores de crecimiento económico, que el mundo nos mira con buenos ojos, que los panameños que hablamos de los peligros que corremos por el debilitamiento de las instituciones democráticas, somos unos profetas del desastre, apocalípticos, malos panameños, y otras hierbas aromáticas por el estilo. Pues bien, mis respuestas a esos demagogos del gobierno son que, se documenten acerca de los indicadores sociales de Panamá, para ver si entienden de una vez por todas que, la gran riqueza y crecimiento económico de Panamá, no permean a las grandes mayorías, y que nuestro país es uno de los peores del mundo en distribución de las riquezas, de acuerdo al coeficiente de GINI que mide la desigualdad.

También los invito a los “genios” del gobierno a que, estudien las características de los países desarrollados para que entiendan que, además del tema económico, estos países comparten logros en materia de transparencia, justicia, combate a la corrupción, instituciones fuertes, libertad de expresión, educación y salud de primer nivel, adelantos científicos, soberanía alimentaria, escala salarial, seguridad ciudadana,  y una serie de etcéteras en los que Panamá está en pañales; para ver si aterrizan de una vez por todas y entienden que, para ser un país desarrollado debemos dejarnos del populismo y tercermundismo baratos de “superhéroes” enmascarados repartiendo pan y circo al pueblo, como el tal Jumbo Man, quien es un reflejo, insignia y álter ego de los gobernantes de turno (hasta el propio Vicepresidente  Juan Carlos Varela reconoce que este gobierno es un relajo y que Jumbo Man puede ocupar el puesto del presidente Ricardo Martinelli sin que se note la diferencia). “Vamos Bien”.

Por último les diría a las “lumbreras” del gobierno, que se miren en el espejo de Túnez, Egipto, Libia, Siria, Yemen, España, Estados Unidos y Chile, donde los ciudadanos se han levantado indignados, contra sus gobiernos, muchos de los cuales, son más democráticos y desarrollados que Panamá, así que no se duerman en los laureles creyendo que nuestro país es inmune a los vientos de libertad y protestas que soplan por todo el mundo.

Otro efecto ocasionado por la situación política actual es, la inoperancia de los partidos políticos de oposición, que están amordazados por carecer de moral, y fuerza para impedir el transfuguismo de sus adherentes, el asalto al poder, y el secuestro de la democracia por parte del Partido Cambio Democrático, toda vez que, el Partido Panameñista es cómplice del estado de cosas actuales, aunque quiera disfrazarse de víctima, en virtud que, si no hubieran sido echados del gobierno, todavía fueran partícipes de la dictadura civil, y solo protestaron cuando las medidas del gobierno afectaron sus intereses políticos, léase, segunda vuelta, reelección inmediata y consultas populares, pero, guardaron silencio cómplice cuando se atentó contra los intereses del pueblo en numerosos temas.

En cuanto al partido PRD, tampoco están en condiciones de venderse como la gran opción para desarrollar el país, como quiera que, desaprovecharon en sus dos administraciones de la era “democrática”, la oportunidad para erradicar los vicios de gobierno, convocar una asamblea constituyente paralela, y construir un verdadero país con justicia social, y desarrollo económico compartido entre todos los ciudadanos, y más bien se dedicaron a las mismas malas artes en las que el gobierno de turno los ha superado con creces, a excepción del tema democrático, en el cual el PRD si ha guardado las formas y respetado la constitución y las leyes.

V- Recomendaciones para resolver la situación política panameña

En lo inmediato, es preciso que los integrantes de la sociedad civil levantemos la bandera de la resistencia contra la dictadura civil que amenaza con secuestrar el país, y que nos unamos en rescate de la democracia, denunciando todas las acciones de gobierno que violen la constitución y las leyes atentando contra los derechos humanos de los ciudadanos y violentando la institucionalidad democrática.

A mediano plazo, es preciso que nos organicemos para que de manera independiente podamos establecer una hoja de ruta que nos permita definir la clase de país que queremos, a saber, un país con justicia social igual para todos, con oportunidades para las actuales y futuras generaciones, un país moderno, equitativo y desarrollado que sea líder en nuestra región y modelo a seguir en el mundo. De modo que, podamos despertar a la ciudadanía y venderles nuestra visión de país diferente, donde ellos serán partícipes de la riqueza que genera Panamá, con la finalidad que, en las elecciones de 2014, apuesten por los independientes para todos los puestos de elección popular.

A un plazo más lejano, una vez logrado el poder, debemos convocar una asamblea constituyente paralela, que nos permita adecuar el país a los nuevos tiempos y garantice un marco legal democrático y propicio para lograr el desarrollo nacional y vivir civilizadamente.

Ahora bien, no debemos radicalizarnos, polarizarnos, ni caer en el mismo error que endilgamos a los partidos políticos que son sectarios por naturaleza y casa sola, ergo, debemos dejar la puerta abierta al dialogo con los partidos políticos que se comprometan con el proyecto de país desarrollado y justo que queremos, toda vez que, los miembros de los colectivos políticos también son panameños, y es necesario para desarrollar el país, el consenso de todos los ciudadanos, pero, todos empujando hacia el mismo lado, léase, hacia el desarrollo nacional.

Para tales efectos, los partidos políticos tienen que hacer un mea culpa, y pedirle perdón al país por sus malas artes que han dado al traste con la sana convivencia, postergado el desarrollo nacional, y establecido en gobierno una dictadura civil; para acto seguido, firmar un compromiso con los líderes de la sociedad civil, que garantice que, quién quiera que gane las elecciones, llevará a cabo, el proyecto país por un nuevo Panamá, basados en la hoja de ruta democrática que establezca la sociedad civil.

Sintetizamos nuestras recomendaciones para superar la coyuntura política adversa que experimenta el país, reiterando que, la sociedad civil debe erguirse como líder en la defensa y rescate de nuestra democracia, dibujar la visión de país que todos los panameños nos merecemos (constituyente incluida), aspirar a todos los puestos de elección popular, y dejar la puerta abierta al diálogo con los partidos que quieran reconocer sus yerros, y ser partícipes de la construcción de un nuevo Panamá, basado en un nuevo pacto social; lo cual no es una quimera, toda vez que, el Partido PRD, habiendo surgido de las entrañas de la dictadura militar, supo reinventarse y ser uno de los partidos más democráticos del país, por qué entonces, no podrían nuevamente ellos, y otros partidos, reinventarse y adecuarse al nuevo escenario político que, solo nos deja dos opciones posibles, a saber, que el país se desarrolle de una vez por todas convirtiéndose en un país del primer mundo, o de lo contrario, se convierta en un inestable, e ingobernable, estado fallido.

Saludos Cordiales.

Erick Simpson Aguilera

Salmo 127:1 Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. Salmo 37:5-6 Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía.


Categorías:ENTRADAS ANTIGUAS
  1. @LaylMarie
    junio 22, 2012 en 3:45 am

    1 pregunta y 1 comentario: ¿Cuánto tiempo toma la redacción de una nueva constitución? y el comentario: buena elección de salmo, fue el salmo de mi boda! #lol!

    • junio 22, 2012 en 4:36 pm

      Hola Lay.

      Te recomiendo que le preguntes al Dr. Miguel Antonio Bernal.

      Saludos.

  2. pilar
    agosto 27, 2012 en 2:42 pm

    yo soy chilena pero estoy haciendo una tarea acerca de panama y me sirvio mucho este documento n.n grasias.

  3. Miguel Diaz
    abril 4, 2014 en 1:03 am

    Hola, muchas gracias por su analisis, es muy bueno, y ayuda a entender muchas cosas de la politica panameña

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 150 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: