Inicio > ENTRADAS ANTIGUAS > Balance de la crisis en Colón

Balance de la crisis en Colón


Por: Erick Simpson Aguilera

Tres vidas segadas;  perdidas millonarias en los puertos de contenedores, zona libre, comercios,  y turismo (puertos de cruceros); la buena imagen internacional del país que tanto nos ha costado construir, vulnerada por la exposición mediática en cadenas noticiosas internacionales que le han dado amplia cobertura a los disturbios en Colón, han sido el saldo de una crisis que pudo evitarse, si tuviéramos -que no es el caso- un gobierno responsable que vele por el bienestar nacional y mida sus actos con prudencia y altura de estadista.

En menester señalar que, los disturbios en cuestión, obedecen a la imposición de la nefasta, inconsulta, y perversa ley 72, que pretende despojar a los colonenses en particular y a los panameños en general, de nuestros activos patrimoniales estratégicos.

La imposición gubernamental a las malas, de esta perversa ley, ha provocado un levantamiento ciudadano en Colón (y que amenaza con regarse por toda la geografía nacional) que fue reprimido por fuerzas policiales militarizadas y comandos élites (SENAFRONT) que no se ajustaron al reglamento ni a los estándares establecidos, como quiera que, hubo exceso de fuerza, violación de derechos humanos,  y hasta abusos policiales debidamente documentados.

Así las cosas, cabe preguntar:

1- ¿Y ahora quién paga todas estas pérdidas?

2- ¿Quién consuela y repara el gran daño ocasionado a los dolientes que perdieron a sus seres queridos? ¿Quedarán los causantes de estas muertes en la impunidad?

3- ¿Quién resarce a los empresarios que han visto mermadas sus actividades económicas por el estado de sitio -cual si fuera una zona de guerra- a que ha sido sometida la productiva provincia de Colón?

4- ¿Quién borra la mala imagen de país inestable, presa del caos y las balas, anárquico y carente de liderazgo (el Presidente en medio de tamaña crisis prefirió irse de viajes dejando una sensación de vacío e ingobernabilidad) que hemos dado a nivel mundial?

5- ¿Quién convence a los turistas que no pudieron arribar al puerto de cruceros de Colón por el clima de peligro que vive la ciudad sitiada por fuerzas militares, de que vale la pena regresar a Panamá?

Que tristeza e indignación me causa la irresponsabilidad de un gobierno que debiera velar por mantener un clima de sosiego y favorable que promueva las inversiones y ofrezca una buena calidad de vida a todos los ciudadanos, pero opta por enrarecer el ambiente y exacerbar los ánimos ciudadanos, como quiera que, su terquedad reiterada de imponer leyes impopulares sin el debido consenso, ha sido el detonante de los tristes hechos acaecidos en la olvidada y excluida provincia de Colón que, no obstante su gran aporte a la economía nacional, ha sido históricamente marginada, y ahora se le exige una gran cuota de sacrificio que resulta chocante y ofensiva.

Dicho lo cual, les ruego a los funcionarios del gobierno nacional con mando y jurisdicción que todavía albergan algo de amor patrio, que se sienten orgullosos de ser panameños y de la prospera nación que estamos construyendo con el esfuerzo y aporte de todos, que hagan entrar en razón a quienes atentan contra el desarrollo nacional por priorizar sus mezquinos interés personales, en detrimento de los intereses de la gran mayoría de ciudadanos que habitamos esta hermosa patria nuestra.

Entiendan de una vez por todas que, hay temas que son sagrados; que existen líneas que ni este, ni ningún otro gobierno podrán cruzar; léase, el Canal de Panamá, La Zona Libre de Colón, etc. Ergo, deroguen la nefasta ley 72 que tanto daño le ha causado al país, antes que sigan muriendo nuestros hermanos y hermanas, antes de que siga mermándose la economía de panameños emprendedores que con su comercio aportan tanto al crecimiento de la patria, antes de que sigamos espantando a las turistas que nos visitan, antes de que se haga añicos nuestra imagen allende nuestras fronteras, y pasemos de ser objeto de admiración por nuestro crecimiento económico sostenido, a ser motivo de burla por el circo y teatro de guerra en que nos estamos convirtiendo en reiteradas ocasiones (Bocas del Toro, Chiriquí, Comarca Ngäbe, y ahora Colón) por los descalabros, desaciertos, e imposiciones de un gobierno terco e improvisador que no mide las consecuencias de sus acciones.

Basta ya; no más imposiciones; no más teatro de guerra; no más circo; no más hazmerreir; no más abusos; no más atraco; no más estafa; no más leyes impopulares e inconsultas. No desangren más a mi patria.

Deroguen la ley 72 ya, antes de que sea demasiado tarde y el costo demasiado alto.

Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

Ver: vídeos de la crisis.

  1. octubre 26, 2012 en 4:55 pm

    Roguemos para que esto se arregle pronto hermano!

  1. enero 8, 2013 en 5:44 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 136 seguidores

%d personas les gusta esto: